Descubrir que tienes falla renal puede ser un choque, incluso si has sabido por mucho tiempo que tus riñones no están trabajando bien.  Tener que cambiar tu estilo de vida para hacer tiempo para tu tratamiento puede que enfrentes una nueva realidad aún más difícil.  Puede ser que tengas que dejar de trabajar o encontrar nuevas maneras de hacer ejercicio.  Te puedes sentir triste o nervioso.  No todo será perdido.  Puedes obtener ayuda a sentirte mejor y tener una vida plena.  Aprende más sobre los ajustes de la vida con falla renal.