Puedes reducir tus chances de contraer una infección del riñón por:

  • Tomar suficiente agua
  • Orinar lo más pronto sientas las ganas de hacerlo
  • Orinar después de tener relaciones sexuales
  • Limpiar de adelante hacia atrás después de ir al baño, si eres mujer.  Esto ayuda a evitar que las bacterias de la vagina o el ano entren a tu uretra
  • Evitar el uso de desodorantes en aerosol o duchas en tu área genital.