Tú puedes prevenir la hipercalcemia con limitar la cantidad de potasio que consumes.  Pregúntale a tu médico o dietista que te digan cuanto potasio deberías de consumir diariamente para prevenir la hipercalcemia.  Ya cuando tengas tu meta, puedes planificar tus comidas para asegurarte que estas consumiendo el nivel de potasio adecuado.

Para lograr tu meta de potasio, necesitaras saber cuánto potasio hay en las comidas y bebidas que consumes.  Comidas preparadas o enlatadas tienen que tener etiquetas con información nutritiva, pero a veces el potasio no está listado.  Si no ves el potasio listado en la etiqueta de nutrición, chequea los ingredientes.  Si la palabra potasio o su abreviación en inglés (K, KCI o K+) están incluidos, la comida tiene potasio.

Frutas frescas, verduras, carnes y productos lácteos muchas veces no tienen etiquetas.  Pregúntale a tu dietista por una lista de comidas altas en potasio y opciones para bajar tu nivel de potasio.

Planea con tiempo si sabes que comerás algo alto en potasio.  Por ejemplo, si vas a salir a cenar y sabes que comerás una comida alta en potasio, o si sabes que será difícil medir el nivel de potasio en tu comida, puedes planear comer alimentos bajos en potasio para el desayuno y almuerzo.