La anemia a menudo no tiene ningún síntoma.  Si tienes síntomas, estos pueden incluir:

  • Cansancio
  • Debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Latidos cardiacos acelerados
  • Mareos
  • Dolores de cabeza
  • No sentir hambre
  • Problemas para dormir