Si tienes una piedra en los riñones pequeña que se puede mover fácilmente por tu tracto urinario, puede ser que no tengas ningún síntoma, y es posible que nunca sabrás que tuviste una piedra en los riñones.

Si tienes una piedra en los riñones más grande, puede ser que notes cualquier de los siguientes síntomas:

  • Dolor mientras orinas
  • Sangre en la orina
  • Dolor agudo en tu espalda o el abdomen bajo
  • Náuseas y vómitos

Si sientes alguno de estos síntomas, habla con to proveedor de cuidado de salud.