AKI por lo general sucede cuando los riñones son dañados  repentinamente.  El daño que conduce a AKI puede ser causado por:

  • No hay suficiente sangre que fluye a través de los riñones
  • Una lesión directa a los riñones o un problema con tus riñones
  • Un bloqueo en tus uréteres, los conductos que llevan la orina desde tus riñones a la vejiga

Algunos ejemplos de problemas que pueden causar que tengas muy poca sangre que fluye a través de los riñones son:

  • La presión arterial baja
  • Sangrar demasiado
  • Tener diarrea severa
  • Las enfermedades del corazón o ataque de corazón
  • Infección
  • La falla hepática
  • El uso de AINE (no esteroides anti-inflamatorios) como la aspirina, el ibuprofeno y naproxeno
  • Las quemaduras serias
  • Al ser muy deshidratado (no tener suficiente liquido en el cuerpo)
  • Reacción alérgica grave

Algunos ejemplos de los problemas que pueden causar daño directo a los riñones son:

  • Los coágulos de sangre en o alrededor de los riñones
  • Las enfermedades que afectan a los riñones, tales como la glomerulonefritis o lupus
  • Infección
  • Ciertos medicamentos, como algunos medicamentos de quimioterapia, algunos antibióticos y colorantes de contraste utilizados durante un CT scan, resonancia magnética y otras pruebas de imagen
  • El alcohol o drogas
  • Algunos trastornos de los vasos sanguíneos o de sangre

Algunos ejemplos de los problemas que podrían causar un bloqueo a tu tracto urinario son:

  • Algunos tipos de cáncer
  • Los coágulos de sangre en o alrededor de los riñones
  • Los cálculos renales
  • Los problemas de vejiga
  • Agradamiento de próstata (en hombres)