El hígado

Su hígado es un órgano muy importante en el cuerpo. Los trabajos más importantes de su hígado son:

  • Controla los niveles de químicos saludables y no saludables en su cuerpo. Cuando usted come o bebe, ingiere nutrientes (como proteínas, carbohidratos y grasas). Su hígado convierte estos nutrientes en una forma que su cuerpo pueda tomar.
  • Rompe las toxinas (sustancias nocivas), como las drogas o el alcohol. O convierte las toxinas en algo seguro para su cuerpo, o se asegura de que las toxinas sean eliminadas de su cuerpo. 

Su hígado también:

  • Ayuda con la coagulación sanguínea
  • Ayuda a deshacerse de las células sanguíneas viejas o dañadas
  • Ayuda a deshacerse de ciertas grasas, y asimilar otras
  • Ayuda a controlar el azúcar en su sangre
  • Ayuda a fabricar el colesterol
  • Ayuda a su cuerpo a combatir la infección

Hepatitis C y el hígado

La hepatitis C es una enfermedad que ataca al hígado. Es causada por el virus de la hepatitis C, que se propaga al entrar en contacto con la sangre de una persona infectada con hepatitis C. La infección de la hepatitis C puede ser aguda (sucede de inmediato) o crónica (está en curso).

  • Una infección de hepatitis C aguda suele ocurrir en los primeros 6 meses de estar infectado con el virus. La mayoría de las veces, la infección aguda de hepatitis C puede conducir a una infección de hepatitis C crónica. La hepatitis C aguda generalmente no presenta síntomas.
  • Una infección de hepatitis C crónica ocurre cuando el virus permanece en su cuerpo durante un largo período de tiempo. Usted puede tener hepatitis C crónica durante muchos años sin darse cuenta. La hepatitis C crónica a veces puede conducir a graves daños en el hígado o incluso la muerte.

La hepatitis C provoca que el hígado se inflame (se hinche), lo que puede afectar la capacidad del cuerpo para funcionar correctamente. Si no se trata, esta enfermedad puede causar daño permanente a su hígado, y puede conducir a cáncer de hígado o insuficiencia hepática. Por esta razón, es importante someterse a exámenes y tratamiento temprano para la hepatitis C para prevenir o retrasar el daño hepático grave.