La forma más común de tratamiento para la enfermedad renal terminal (ESRD, o fallo renal) es la hemodiálisis. Si su centro médico no sigue las pautas para el control de la infección de la manera correcta, es posible contraer la hepatitis C al hacerse la hemodiálisis.

Hemodiálisis

El tratamiento de hemodiálisis (también conocido como diálisis) es un procedimiento que utiliza una máquina para limpiar su sangre. La diálisis hace algo del trabajo que sus riñones hacían cuando estaban sanos. Durante un tratamiento de hemodiálisis:

  1. Su sangre viaja a través de tubos de su cuerpo a la máquina de diálisis.
  2. Mientras su sangre está en la máquina, pasa a través de un filtro llamado dializador, que elimina los desechos y el líquido extra.
  3. Una vez que se ha limpiado, su sangre viaja a través de los tubos de la máquina de diálisis de nuevo en su cuerpo. 

Cuando usted está recibiendo la diálisis, también es común que se le administren medicamentos oralmente (por la boca) o por inyección en el torrente sanguíneo. También pueden realizarle exámenes, lo que puede implicar una extracción de sangre.

Hepatitis C en centros de diálisis

El virus de la hepatitis C se propaga a través de la sangre de una persona infectada. Durante la hemodiálisis, se le debe inyectar a usted una aguja para que la sangre fluya a la máquina de diálisis. Muchas veces usted puede recibir otras inyecciones de medicamentos o hacerle análisis de sangre durante su sesión de diálisis. Cada vez que se usa una aguja para extraer sangre, existe la posibilidad de que la sangre (incluso una cantidad muy pequeña) pueda llegar a una superficie o un objeto donde no se supone que esté. Si la sangre de un paciente con hepatitis C toca una superficie o un objeto, y la superficie u objeto no se limpia de la manera correcta, puede ocurrir una contaminación.

Si los suministros o equipos utilizados para su tratamiento de diálisis están contaminados (en contacto) con sangre infectada con hepatitis C, usted podría contraer el virus de la hepatitis C.

Su probabilidad de contraer hepatitis C por hemodiálisis es pequeña porque los centros de diálisis deben seguir estrictas normas de seguridad que evitan que se produzcan contaminaciones.

Si estas reglas de seguridad se rompen, la hepatitis C puede propagarse durante la hemodiálisis mediante:

  • Contaminación de medicamentos
  • Contaminación del carro de suministro de medicamentos utilizado para llevar los medicamentos de paciente a paciente
  • Contaminación de la máquina de diálisis
  • Contaminación de agujas o viales (pequeños recipientes utilizados para contener medicamentos)
  • Contaminación de los guantes utilizados por la enfermera o el médico para tratar a los pacientes

Prevención de la hepatitis C en los centros de diálisis

Los profesionales médicos que trabajan en los centros de diálisis están obligados a tomar entrenamiento en control de infecciones y deben seguir prácticas seguras. Algunas de las recomendaciones de seguridad que debe seguir el personal del centro de diálisis para prevenir la hepatitis C en los centros de diálisis son:

  • Utilizar solo 1 vial (recipiente pequeño que se utiliza para contener medicamentos) por paciente.
  • Nunca combinar las medicinas que sobraron en viales de múltiples pacientes.
  • Nunca usar la misma aguja o jeringa (el tubo conectado a la aguja para inyectar medicamentos) para múltiples pacientes.
  • Nunca usar la misma solución intravenosa (bolsas de fluido) para múltiples pacientes.
  • Siempre desinfectar los suministros o equipos usados durante los tratamientos que involucran sangre.
  • Mantener los materiales limpios físicamente separados de los materiales que podrían estar contaminados con sangre.
  • Preparar los medicamentos para los pacientes en un espacio que esté físicamente separado de las áreas que podrían estar contaminadas con sangre.
  • Siempre ponerse nuevos guantes entre los pacientes.
  • Lavarse las manos de la manera correcta después de tocar cualquier cosa que pueda estar contaminada por la sangre.

Aunque contraer la hepatitis C en un centro de diálisis no es muy común, los médicos recomiendan que los pacientes en diálisis se sometan a exámenes regularmente. Si usted está comenzando la hemodiálisis, la mayoría de los centros le examinarán por hepatitis C antes de su primer tratamiento. Usted puede esperar ser examinado para la hepatitis C aproximadamente cada 6-12 meses mientras esté recibiendo hemodiálisis en el centro.

Diálisis peritoneal

Diálisis peritoneal (DP) es otro tipo de diálisis que usualmente se hace en la casa. La PD usa el revestimiento de su abdomen (área del vientre), llamado su peritoneo, y una solución de limpieza llamada dializado para limpiar su sangre. Durante la diálisis peritoneal, la sangre nunca sale de su cuerpo como lo hace durante la hemodiálisis. Esta es la razón por la cual hay menos riesgo de contraer hepatitis C cuando se hace diálisis peritoneal.

Informar sobre una preocupación de seguridad

Si alguna vez se siente preocupado acerca de las prácticas de seguridad en su centro de diálisis, puede decírselo a un miembro del personal. Si no quiere decirle a alguien en su centro, puede comunicarse con la red de ESRD de su estado o con el Departamento de Salud del Estado para presentar una queja (presentar una denuncia). Nunca tenga temor de hablar sobre algo que usted piensa que no está bien. Esto podría protegerle a usted y a otros. Para comunicarse con su red de ESRD o con el Departamento de Salud del Estado, siga los enlaces a continuación.

Redes ESRD:
http://www.esrdnetworks.org/

Departamento de Salud del Estado:
https://healthfinder.gov/FindServices/