Hay muchos pasos que usted necesita tomar para prepararse para un trasplante de riñón. En primer lugar, debe de tener una evaluación por un centro de trasplante para decidir si está listo para el trasplante de riñón. Si los equipos de evaluación deciden que usted está listo, el siguiente paso es encontrar un riñón compatible, que su equipo de trasplante le ayudará. Hay otras cosas que usted necesita para prepararse, como pagar por su trasplante, y pagar por los medicamentos que va a tomar después. También tendrá que prepararse para la cirugía de trasplante en sí.

Evaluación para trasplante

Si su médico cree que pueda beneficiará tener un trasplante de riñón, te puede referir a un centro de trasplante, que es un hospital que realiza trasplantes de órganos. Una vez que haya encontrado un centro de trasplante, el primer paso es tener una evaluación de trasplante. Durante esta evaluación, le realizarán análisis de sangre, radiografías y otros exámenes para asegurarse de que hacerse un trasplante sería la mejor opción para usted.

Usted tendrá que ir al centro de trasplante para hacerse la evaluación. Es posible que pueda terminar la evaluación en un día, o puede ser que tenga que hacerlo durante varios días. El día de su evaluación, usted y su familia se reunirán con los miembros del equipo de trasplante para aprender acerca de cómo prepararse para un trasplante de riñón, qué esperar durante el período de recuperación, los medicamentos que necesitará tomar y más. Los miembros del equipo de trasplante también necesitarán aprender acerca de usted. Es posible que tenga que responder preguntas sobre sus finanzas, su sistema de apoyo y su póliza de seguro de salud. También se le realizarán exámenes que ayudarán a los médicos a aprender acerca de sus riñones y su salud en general. Estas pruebas podrían incluir:

  • Análisis de sangre para determinar su tipo sangre
  • Pruebas de análisis de tejidos para aprender sobre ciertas partes de su tejido que necesitarán emparejar con su riñón donante
  • Pruebas de enfermedades como el VIH y la hepatitis
  • Examen de próstata (para hombres)
  • Mamografía y Papanicolaou (para mujeres)
  • Exámenes de corazón y pulmón
  • Pruebas de la función de los riñones y del hígado
  • Examen del colon

El equipo de trasplante también se asegurará de que usted está en buena salud mental. Usted se reunirá con el trabajador social de trasplante para completar la evaluación.

Si después de completar la evaluación, el equipo de trasplante decide que está listo para el trasplante y usted decide que desea realizarse un trasplante, puede ser añadido a la lista de espera nacional de un donante de riñón. Si tiene un donante vivo de riñón, puede tener su trasplante tan pronto como usted y su donante estén listos.

El equipo de trasplante puede decidir que no está listo para el trasplante. Esto podría suceder si usted tiene un problema de salud que pudiera hacer que la cirugía de trasplante sea peligrosa para usted. Algunos problemas de salud se pueden tratar para que pueda tener su trasplante. Otros problemas que podrían impedirle tener un trasplante son:

  • Abuso de drogas o alcohol
  • Enfermedad mental
  • Antecedentes de faltas a las sesiones de tratamiento o no tomar los medicamentos
  • No tener un fuerte sistema de apoyo

Si su equipo de trasplante piensa que no está listo para el trasplante, hable con ellos acerca de lo que puede hacer para estar listo.

Regresar al inicio

Encontrar uno compatible

El trabajo de su sistema inmunológico es encontrar algo en su cuerpo que no debería estar allí y deshacerse de él. Estas cosas podrían ser virus, como la gripe, o una astilla en el dedo. Su sistema inmunológico sabe que estas cosas no pertenecen a su cuerpo, y las ataca para deshacerse de ellas. Cuando usted tiene un trasplante de riñón, su nuevo riñón viene del cuerpo de otra persona. Si su sistema inmunológico se da cuenta de que su nuevo riñón es diferente al resto del cuerpo, atacará al nuevo riñón. Para reducir las posibilidades de que esto suceda, su nuevo riñón tendrá que ser muy similar a los otros órganos y tejidos en su cuerpo. Esto ayudará a impedir que su sistema inmunológico se dé cuenta de que el nuevo riñón es en realidad del cuerpo de otra persona.

El nuevo riñón debe venir de alguien cuyo tipo de sangre concuerde con su tipo de sangre.

  • Si su tipo de sangre es O, solo puede obtener un riñón de alguien con sangre de Tipo O.
  • Si su tipo de sangre es A, puede obtener un riñón de alguien con sangre de Tipo A o de Tipo O.
  • Si su tipo de sangre es B, puede obtener un riñón de alguien con sangre de Tipo B o de Tipo O.
  • Si su tipo de sangre es AB, puede obtener un riñón de alguien con sangre tipo AB o tipo O.

El nuevo riñón también debe venir de alguien que tiene un tipo similar de HLA. HLA significa antígeno leucocitario humano. Su sistema inmunológico usa el HLA para encontrar cosas en su cuerpo que no deberían estar allí, como un virus y bacterias. Si su tipo de HLA es muy similar al del nuevo riñón, hay una menor probabilidad de que su sistema inmunológico intente luchar contra el nuevo riñón.

Su tipo de HLA depende en los tipos de HLA de sus padres. Algunos tipos de HLA son más comunes entre ciertos grupos raciales o étnicos y pueden no coincidir con el tipo de HLA de alguien de otro grupo racial o étnico. Por ejemplo, si usted es afroamericano, es más probable que tenga un riñón con un tipo de HLA coincidente de alguien que también es afroamericano.

Desafortunadamente, no hay suficientes donantes de órganos de grupos étnicos y raciales minoritarios. Por lo tanto, si usted es afroamericano, asiático-americano, hispano o nativo americano, es posible que tenga más problemas para encontrar un riñón compatible, lo que puede causar que tenga que esperar más tiempo para un trasplante.

Regresar al inicio

Pagar por el trasplante

La venta de órganos es ilegal en los Estados Unidos, entonces no pagará por su riñón. Sin embargo, usted tendrá que pagar por su cirugía de trasplante, transporte hacia y desde el centro de trasplante, medicamentos y atención de seguimiento. Medicare, Medicaid y muchas pólizas de seguro privado cubren la cirugía de trasplante renal. Cada póliza puede ser diferente en términos de cuánto cubre y qué requisitos debe cumplir para calificar para la cobertura.Hable con su trabajador social o con el coordinador financiero de su equipo de trasplante para averiguar qué cubre su póliza de seguro y si es elegible para asistencia financiera.

Regresar al inicio

La cirugía de trasplante

Si tiene un donante vivo de riñón, podrá programar la fecha de su trasplante. Usted y su donante se someterán a una cirugía en el mismo hospital, el mismo día.

Si no tiene un donante vivo y está en la lista de espera de un riñón de donante fallecido, no sabrá cuándo ocurrirá la cirugía. Si un riñón está disponible, recibirá una llamada telefónica que le indicará que vaya al hospital de inmediato. Una vez que llegue al hospital, le realizarán un examen de sangre para asegurarse de que su cuerpo no tendrá una mala reacción a la sangre del donante. Si la prueba no muestra un problema, los médicos y las enfermeras le prepararán para la cirugía.

En la mayoría de los casos, la cirugía de trasplante de riñón tarda de tres a cuatro horas. Durante la cirugía, usted estará bajo anestesia general, que significa que estará dormido e incapaz de sentir dolor. Su nuevo riñón se introducirá en su cuerpo a través de un pequeño corte en la parte inferior del abdomen. Usted necesitará permanecer en el hospital por aproximadamente una semana después de la cirugía, para recuperarse y asegurarse de que su nuevo riñón esté funcionando bien.

Es posible que llegue al hospital, listo para su trasplante, solo para descubrir que el riñón donante no es lo suficientemente saludable para trasplantárselo a usted. Si esto sucede, trate de no desanimarse, ¡otro riñón podría estar disponible pronto!

Regresar al inicio