La diabetes es el principal factor de riesgo para la enfermedad renal y la principal causa de falla renal. Más de 29 millones de estadounidenses tienen diabetes y casi la mitad de todos los casos de falla renal son causados por la diabetes. Aprenda más acerca de la diabetes, cómo daña sus riñones y qué puede hacer para ayudar a prevenir o controlar la enfermedad renal diabética.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que hace que su cuerpo tenga problemas para producir o usar la insulina. La insulina es una hormona (un químico que su cuerpo produce) que ayuda a su organismo a convertir el azúcar que usted ingiere (también llamada glucosa) en energía. Cuando su cuerpo no usa insulina de la manera que debería, demasiada azúcar permanece en su sangre.

Sus riñones están llenos de pequeños vasos sanguíneos (glomérulos) que ayudan a limpiar su sangre. Demasiada azúcar en su sangre puede dañar estos vasos sanguíneos. Cuando sus riñones están dañados por tener un alto nivel de azúcar en la sangre, usted tiene enfermedad renal diabética (también llamada nefropatía diabética).

Return to top

Enfermedad renal diabética

Una vez que sus riñones han sido dañados por la diabetes, no se pueden reparar. Si la enfermedad renal diabética no se trata temprano, puede conducir a falla renal.

La enfermedad renal diabética no ocurre rápidamente. A veces toma muchos años. Esto significa que puede tomar medidas ahora para ayudar a proteger sus riñones. Incluso si sus riñones ya están dañados, puede controlar su diabetes para evitar que empeoren.

Usted no podrá sentir si la diabetes ha dañado sus riñones. La única manera de saberlo es haciéndose una prueba.

Return to top

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad renal diabética o evitar que empeore?

Los pasos para prevenir la enfermedad renal diabética son los mismos que los pasos para evitar que empeore. Usted necesitará:

  • Controlar su nivel de azúcar en la sangre
  • Controlar su presión arterial
  • Controlar su colesterol
  • Seguir una dieta para diabéticos
  • No fumar ni usar tabaco
  • Hacer ejercicios la mayoría de los días de la semana
  • Mantener un peso saludable

Controlar su azúcar en la sangre

Mantener su azúcar en la sangre en un rango saludable puede ayudar a proteger sus riñones. Una dieta para diabéticos especial, ejercicio y medicamentos pueden ayudarle a mantener un nivel saludable de azúcar en la sangre. Tendrá que chequear su azúcar en la sangre a menudo para saber cómo está usted.

Cuando usted tiene citas con el médico, es probable que le hagan un examen de sangre para verificar la hemoglobina A1C. Este es un análisis de sangre que le dice a su médico cómo ha estado su azúcar en la sangre durante los últimos 2 o 3 meses. Pregúntele a su médico cuál debería ser su resultado de A1C. La mayoría de las personas con diabetes deben tener una A1C menos de 7 por ciento.

Para chequear su nivel de azúcar en la sangre en su hogar, usará un medidor de glucosa en sangre (también llamado glucómetro). Puede obtener un medidor en su farmacia local, hospital, clínica o en línea. Su médico puede ayudarle a encontrar un medidor que sea adecuado para usted. La mayoría de las pólizas de seguro le ayudarán a pagar sus suministros para las pruebas.

Su médico puede mostrarle cómo usar su medidor. Pregúntele a su médico con qué frecuencia debe chequear su nivel de azúcar en la sangre y cuál debería ser su nivel de azúcar en la sangre.

En la mayoría de los casos, su nivel de azúcar en la sangre debería ser:

  • Entre 70 y 130 ANTES de comer;
  • Menos de 183 cerca de 2 horas DESPUÉS de comer;
  • Entre 90 y 150 a la hora de acostarse.

Imprima esta tabla para seguir sus niveles de azúcar en la sangre.

Dígale a su médico si su nivel de azúcar en la sangre suele demasiado alto o demasiado bajo. Si su nivel de azúcar en la sangre es bajo, coma una tableta de glucosa, pasas, caramelo duro o miel. También puede beber jugo de frutas, leche o una bebida azucarada. Chequee su nivel de azúcar en la sangre nuevamente después de 15 minutos para asegurarse de que está aumentando.

Dígale a su médico si esto sucede más de una vez.

Controlar su presión arterial

La presión arterial alta es la causa # 2 de falla renal. Tener diabetes y la presión arterial alta hace que sea más probable que usted tendrá enfermedad renal y enfermedad cardíaca.

Una presión arterial sana es menor que 120/80 (o 120 sobre 80). Pregúntele a su médico la frecuencia con la que debe chequearse la presión arterial.

Haga clic aquí para obtener más información acerca de la presión arterial y la enfermedad renal.

Controlar su colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa y grasa en la sangre. Tener colesterol alto y diabetes hace que sea más probable que usted tenga enfermedad renal, enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular. El colesterol alto también puede hacer que su enfermedad renal diabética empeore más rápido.
Hay dos tipos de colesterol a los que usted debe prestar atención: HDL (colesterol "bueno") y LDL (colesterol "malo"). Para la mayoría de las personas, los niveles normales de colesterol son:

  • Colesterol total: menos de 200
  • HDL (colesterol "bueno"): más de 40
  • LDL (colesterol "malo"): menos de 100.

Sus triglicéridos también son importantes. Los triglicéridos son un tipo de grasa en su sangre. Para la mayoría de las personas, un nivel saludable de triglicéridos es inferior a 150.

Hable con su médico acerca de cuáles deben ser los niveles de colesterol y triglicéridos y cómo puede controlarlos.

Seguir una dieta para diabéticos

Lo que come y bebe afecta su nivel de azúcar en su sangre. Pregúntele a su médico, dietista o educador de diabetes acerca de:

  • Qué comer
  • Cuánto comer
  • Con qué frecuencia comer.

Elegir alimentos saludables, comer comidas más pequeñas y comer más a menudo puede ayudarle a controlar su diabetes y prevenir problemas. Medicare y muchas pólizas de seguro privado ayudarán a pagar las citas con un dietista o educador de diabetes. Consulte con su proveedor de seguros para saber si su póliza cubre la terapia de nutrición médica (TNM).

No fumar ni usar tabaco

El uso de tabaco (fumar o masticar) puede empeorar los problemas renales. Si usa tabaco, dejar de fumar puede ayudar a reducir su probabilidad de contraer enfermedad renal o ayudar a prevenir que su enfermedad renal empeore si ya la tiene.

Hacer ejercicios la mayoría de los días de la semana

El ejercicio puede ayudar a su cuerpo a utilizar mejor la insulina. Esto hace que sea más fácil mantener un nivel saludable de azúcar en la sangre. El ejercicio también ayuda a controlar la presión arterial y el colesterol.

Para obtener el mayor beneficio, haga ejercicio por lo menos 30 minutos, cinco días a la semana. Si eso parece demasiado, comience lentamente y aumente progresivamente. Busque actividades divertidas que usted disfrute. Trate de caminar con un amigo, bailar, nadar o practicar un deporte. Añadir un poco más de actividad a su rutina puede ayudar.

Asegúrese de hablar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

Mantener un peso saludable

Mantener un peso saludable puede ayudarle a controlar su azúcar en la sangre y disminuir sus probabilidades de contraer enfermedades renales. Hable con su médico acerca de cuánto debe pesar. Si usted estas sobrepeso, perder solo unas pocas libras puede hacer una gran diferencia.

Return to top

Aprenda más

Un educador de diabetes puede ayudarle a aprender cómo controlar su azúcar en la sangre. Pídale a su médico que lo ayude a encontrar un educador de diabetes en su área. También puede obtener una lista de educadores de diabetes de la Asociación Americana de Educadores de Diabetes en www.diabeteseducator.org. Medicare y muchas pólizas de seguro privado ayudarán a pagar citas con un educador de diabetes.

Return to top