Descubrir que tienes falla renal puede ser un choque, incluso si has sabido por mucho tiempo que tus riñones no están trabajando bien.  Pero empezar el tratamiento de diálisis no tiene que decir que las que disfrutas han terminado.  Puede que tome un tiempo para adaptarse a tu nueva rutina, pero no estás solo.  Tus médicos, enfermeras y trabajadoras sociales te pueden ayudar.

La depresión y ansiedad

La depresión es un sentimiento de tristeza que se extiende por un tiempo prolongado. La ansiedad es una sensación de nerviosismo que viene y se va. Es posible que te sientas triste o nervioso sin saber por qué.

Es normal sentirse triste o nervioso cuando estás atravesando grandes cambios en tu vida, especialmente si estos cambios afectan tu salud y bienestar. Al comenzar el tratamiento de diálisis, es posible que debas cambiar tu rutina diaria, tu dieta y el tipo de actividades que realizas. Probablemente experimentes distintos sentimientos a medida que te acostumbras a este nuevo estilo de vida, tales como tristeza, miedo, remordimiento y enojo. Quizás no comprendas de inmediato lo que estás sintiendo, pero puede que notes que te sientes extraño.

Algunos síntomas de la depresión incluyen:

  • Cambios en tus patrones de sueño (dormir demasiado o tener problemas para dormir)
  • Pérdida de interés en aquellas actividades que solías disfrutar
  • Pérdida del apetito

Algunos síntomas de la ansiedad son:

  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Sudoración
  • respirar demasiado rápido
  • dificultad para pensar en cualquier cosa excepto lo que te preocupa

Es importante que sepas que no estás solo. Muchas personas han pasado por lo que tú estás pasando. Muchas personas se han sentido como tú. También esimportante que sepas que no tienes por qué vivir con estos sentimientos. Hayayuda disponible. Habla con tu trabajador/a social sobre las distintas formas deempezar a sentirte mejor. Quizás también te resulten útiles los grupos de apoyo.

Tu trabajador/a social puede ayudarte a encontrar grupos de apoyo en tu zona

Si crees que necesitas más ayuda, habla con tu médico. Él o ella pueden ayudarte a contactarte con un médico que trate a personas con depresión y ansiedad. El médico puede recomendar psicoterapia, medicamentos, o una combinación de ambos tratamientos.

Return to top

Ejercicio

El ejercicio es una muy buena forma de mejorar tu salud. La mayoría de las personas pueden y deberían ejercitarse, aún si se encuentran bajo tratamiento de diálisis.
Las personas que se ejercitan con regularidad se sienten mejor tanto a nivel físico como emocional. Algunos beneficios del ejercicio son:

  • Mejora del estado de ánimo
  • Mejora de la salud del corazón y los pulmones
  • Pérdida de peso
  • Reducción del dolor articular
  • Mayor flexibilidad

El ejercicio no tiene por qué ser difícil o doloroso. De hecho, si duele al realizar un determinado ejercicio, ¡no deberías hacerlo! Existen muchas formas de ejercitarse sin experimentar dolor o molestias. Considera practicar ejercicios de bajo impacto.

Estos son ejercicios que no causan demasiada tensión en las articulaciones. Algunos ejemplos de ejercicios de bajo impacto son:

  • Caminata
  • Natación
  • andar en bicicleta
  • Yoga
  • Pilates
  • Uso de máquinaelíptica
  • Taichi
  • Estiramiento
  • Subir escaleras

No necesitas anotarte en un gimnasio ni comprar equipos caros para ejercitarte.
Puedes caminar en tu vecindario o en el centro comercial. O puedes practicar yoga en tu casa en el piso de tu sala de estar. Tu médico puede ayudarte a diseñar un plan de ejercicios que resulte seguro para ti y que se adapte a tu itinerario de diálisis.

¡Importante!  Habla con tu medico antes de empezar una nueva rutina de ejercicios.

Return to top

Trabajo

Es posible que puedas seguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis. Trabajar puede ayudarte a sentirte más feliz y realizado. Si tienes seguro médico a través de tu trabajo, permanecer en éste te ayudará a mantener tu seguro. Si deseas o necesitasseguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis, habla con tu médico acerca de tus opciones de tratamiento. Ciertos tipos de diálisis te permiten llevar un horario más flexible durante el día. Por ejemplo, si eliges la hemodiálisis nocturna (de noche), en el centro o en tu hogar, podrás realizar tus tratamientos de diálisis a la noche, mientras duermes. Esto también resulta posible con la diálisis peritoneal continua asistida por ciclador (CCPD, por sus siglas en inglés).

Si decides seguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis, es importante que conozcas tus límites. Quizás te sientas cansado o débil a lo largo del día. Si recibes tratamiento de diálisis peritoneal y realizas tus propios intercambios, deberás contar con un lugar limpio en tu trabajo para hacer los intercambios. Si recibes tratamiento de hemodiálisis, no debes levantar objetos pesados o ejercer presión sobre el brazo de tu acceso vascular. Habla con tu médico y trabajador social sobre el tipo de trabajo que tienes, de modo que puedas planear un horario de tratamiento que funcione bien para ti. Tu trabajador social además puede ayudarte a trabajar conjuntamente con tu empleador para satisfacer tus necesidades de tratamiento.

Si no te resulta posible seguir trabajando, ¡tienes opciones! Cuenta con programas federales, estatales y privados para ayudarte a recibir un ingreso, mantener tu seguro médico y trasladarte hacia y desde tus tratamientos de diálisis. Habla con tu trabajador social para conocer más sobre los recursos disponibles para ti y para obtener ayuda para aplicar para estos programas.

Return to top