El trasplante de riñón es un tratamiento para la falla renal.  Esta cirugía te puede dar un riñón saludable del cuerpo de otra persona.  Este nuevo y saludable riñón puede hacer el trabajo de lo que hacían tus riñones cuando estaban sanos.  Tu nuevo riñón puede venir de un alguien que todavía vive o de alguien que acaba de fallecer.  Un trasplante de un donante vivo es  una cirugía que te da un riñón saludable del cuerpo de otra persona que aún vive.  Un trasplante de un donante fallecido es una cirugía que te da un riñón de alguien que acaba de fallecer.  No importa de dónde viene el nuevo riñón, tu medico se asegurara de que este saludable y que es un buen partido para ti.

Trasplante de un donante fallecido

Un trasplante de un donante fallecido es una cirugía que te da un riñón de alguien que acaba de fallecer.  Para obtener un riñón de aun donante fallecido, te tendrás que apuntar en la lista de espera nacional para un riñón de donante fallecido.

Trasplante de un donante vivo

Un trasplante de un donante vivo es una cirugía que te da un riñón de alguien que todavía vive.  La gente puede sobrevivir con solo un riñón sano, así que alguien con dos riñones sanos puede optar por donar uno.  Después de tu trasplante, tú y tu donante tendrán cada uno un riñón sano.  Puedes obtener un trasplante de un donante vivo si tu medico cree que es una opción saludable para ambos tú y tu donante, y cuando tú y tu donante ambos estén listos.\

Evaluación para un trasplante

Si tú medico cree que puedes beneficiar de tener un trasplante, puede que te refiera a un centro de trasplantes, el cual es un hospital que hace trasplantes de órganos.  Cuando encuentres un centro de trasplantes, el primer paso es de hacerse la evaluación para un trasplante.  Durante esta evaluación, te harán exámenes de sangre, radiografías, y otros exámenes para asegurarse que obtener un trasplante es algo seguro para ti.

Necesitaras hacerte la evaluación en el centro de trasplante.  Pueda que termines la evaluación en un día, o puede que tome varios días.  El día de la evaluación, tú y tu familia conocerán los miembros de tu equipo de trasplante para aprender cómo prepararse para un trasplante de riñón, que esperar durante el periodo de recuperación, medicamentos que tendrás que tomas, y más.  Los miembros del equipo de trasplante también tendrán que aprender acerca de ti.  Puede que tengas que responder preguntas sobre finanzas, tu sistema de apoyo, y tu póliza de seguro médico.  También tendrás que hacerte exámenes que les dirán a tus médicos acerca de tus riñones y tu salud en general.  Estos exámenes pueden incluir:

  • Exámenes de sangre para averiguar tu tipo de sangre
  • Exámenes de tejidos humanos para aprender acerca de ciertas partes de tu tejido que deberían de coincidir con tu donante de riñón
  • Exámenes de detección de enfermedades, como el VIH y la hepatitis
  • Examen de la próstata (para hombres)
  • Mamografía y prueba de Papanicolaou (para mujeres)
  • Exámenes del corazón y de los pulmones
  • Examen de función del riñón y del hígado
  • Examen del colon

Tu equipo de trasplante también se asegurara que estas en buen estado de salud mental.  Tendrás que juntarte con una trabajadora social para esta parte de la evaluación.

Si después de que la evaluación termina, tu equipo de trasplante decide que estás listo para un trasplante y decides que lo quieres, te podrás agregar a la lista de espera nacional para un donador de riñón.  Si tienes un donante vivo, puedes dejarle saber a tu equipo de trasplante cuando ambos estén listos.

El equipo de trasplantes puede decidir que no estás listo para un trasplante.  Esto puede suceder si tienes algún problema de salud que podría hacer que la cirugía de trasplante sea peligrosa para ti.  Algunos problemas de salud pueden ser tratados de modo que aun puedas obtener un trasplante.  Otros problemas que pueden impedir que te aprueben para un trasplante incluyen:

  • Abuso de drogas o alcohol
  • Enfermedad mental
  • Historia de perder sesiones de tratamiento o que no tomas tus medicamentos
  • No tener un fuerte sistema de apoyo

Si el equipo de trasplantes cree que aún no estás listo para un trasplante, habla con ellos acerca de lo que puedes hacer para alistarte.

Encontrar una pareja

El trabajo de tu sistema inmunológico es encontrar algo en el cuerpo que no debería estar allí, y deshacerse de él.  Estas cosas podrían ser virus, como la gripe, o una astilla en el dedo.  Tu sistema inmunológico sabe que estas cosas no tienen cabida en tu cuerpo, y las ataca para deshacerse de ellas.  Cuando obtienes un trasplante de riñón, tu nuevo riñón proviene del cuerpo de otra persona.  Si tu sistema inmunológico se da cuente que tu nuevo riñón es diferente que el resto de tu cuerpo, atacara al nuevo riñón.  Para reducir las probabilidades de que esto ocurra, tu nuevo riñón tendrá que ser similar al de los demás órganos y tejidos de tu cuerpo.  Esto ayudara a mantener tu sistema inmune a darse cuenta de que el nuevo riñón es en realidad del cuerpo de otra persona.

El nuevo riñón debe de venir de alguien quien tenga un tipo de sangre que trabaja con tu tipo de sangre.

  • Si tu tipo de sangre es O, solamente puedes obtener un trasplante de alguien con sangre tipo O.
  • Si tu tipo de sangre es A, puedes obtener un trasplante de alguien con sangre tipo A o tipo O.
  • Si tu tipo de sangre es B, puedes  obtener un trasplante de alguien con sangre tipo B o tipo O.
  • Si tu tipo de sangre es AB, puedes obtener un trasplante de alguien con sangre tipo AB o  tipo O.

El nuevo riñón también tiene que venir de alguien con un tipo de HLA similar.  HLA significa antígeno leucocitario humano.  Tu sistema inmunológico utiliza HLA para encontrar cosas en tu cuerpo que no deberían estar ahí, como un virus o bacterias.  Si tu tipo de HLA es muy similar a la del nuevo riñón, hay una menor probabilidad de que tu sistema inmunológico se trate de luchar contra el nuevo riñón.

Tu tipo de HLA depende de los tipos de HLA de tus padres.  Algunos tipos de HLA son más comunes en ciertos grupos raciales o étnicos y pueden no coincidir con el tipo de HLA de alguien de otro grupo racial o étnico  Por ejemplo, si eres afro-americano, ere más propensa a tener un riñón con un tipo de HLA de alguien que también es afro-americano.

Desafortunadamente, no hay suficientes donantes de órganos pertenecientes a minorías raciales y étnicas.  Por lo tanto, si eres afro-americano, asiático-americano, hispano o nativo americano, es posible que tengas más problemas para encontrar un riñón compatible, que puede hacer que tengas que esperar más para recibir un trasplante.

La cirugía de trasplante

Si tienes un donante vivo, serás capaz de programar la fecha de tu trasplante.  Tú y tu donante tendrán una cirugía en el mismo hospital, el mismo día.

Si no tienes un donante vivo y estas en la lista de espera para un donante fallecido, no sabrás cuando puede pasar tu cirugía.  Si un riñón se pone disponible, recibirás una llamada telefónica que dé pide llegar al hospital inmediatamente.  Una vez en el hospital, tendrás una prueba de sangre para asegurarse de que tu cuerpo no va a tener mala reacción a la sangre del donante.  Si la prueba no muestra un problema, los médicos y las enfermeras te prepararan para la cirugía.

En la mayoría de casos, la cirugía de un trasplante de riñón toma de tres a cuatro horas.  Durante la cirugía, estarás bajo anestesia general, lo que significa que estarás dormido y no podrás sentir dolor.  Tu nuevo riñón se coloca dentro de tu cuerpo a través de una pequeña incisión en el abdomen inferior.  Tendrás que permanecer en el hospital durante aproximadamente una semana después de la cirugía, para recuperar y asegurase de que tu nuevo riñón está funcionando bien.

Es posible que cuando llegues al hospital, llegues listo para tu trasplante, solo para enterarte que el donante no está suficiente saludable para donar un riñón.  Esto pasa, pero trata de no desafiarte – ¡otro riñón estará disponible muy pronto!

El cuidado de tu nuevo riñón

Prevenir el rechazo

Uno de los riesgos de un trasplante de riñón es que tu cuerpo rechace (lucha) el nuevo riñón.  Esto puede suceder si el sistema inmunológico del cuerpo se da cuenta que el riñón es de otra persona.  Para evitar que esto suceda, debes de tomar medicamentos para debilitar tu sistema inmunológico.  Este medicamento se llama un inmunosupresor, o un medicamento anti-rechazo.  Deberás domar tu medicamento anti-rechazo exactamente como el medico te lo indique.  Si olvidas una dosis, incluso, podrías correr riesgo de perder tu riñón nuevo.  Pero la medicina anti-rechazo también tiene sus riesgos y efectos secundarios.  Habla con tu medico acerca de lo que es posible que experimentes con el tipo de medicamento anti-rechazo que tomas.

Dieta y ejercicio

Si estas en diálisis antes de tu trasplante, notaras una diferencia en lo que puedes comer y beber una vez tengas tu nuevo riñón.  Todavía debes comer una dieta baja en sal y grasa para prevenir la presión arterial alta y si tienes diabetes, todavía tendrás que controlar tu azúcar en la sangre.  Sin embargo, serás capaz de comer muchas más frutas, verduras y beber más líquidos de lo que podías cuando estabas en diálisis.  Pregúntale a tu dietista que te ayude a hacer un plan de alimentación saludable que va a trabajar para tu nuevo riñón.
Una vez que te hayas recuperado de la cirugía de trasplante, es posible que puedas comenzar una nueva rutina de ejercicio.  El ejercicio puede ayudar a mejorar tu salud de corazón y pulmones, prevenir aumento de peso e incluso mejorar tu estado de ánimo.  Habla con tu medico acerca de los tipos de ejercicio que son perfectos para ti, con qué frecuencia debes hacer ejercicio y por cuanto tiempo.

Pagar por el tratamiento

La venta de órganos es ilegal en los estados unidos, por lo que no vas a poder comprar por un riñón.  Sin embargo, tendrás que pagar por tu cirugía de trasplante, transporte desde y hacia el centro de trasplantes, medicamentos y atención de seguimiento.  Medicare, Medicaid y muchas pólizas de seguro médico privados cubren la cirugía de trasplante de riñón.  Cada póliza puede ser diferente en términos de la cantidad que cubre o que requisitos debes cumplir para tener derecho de la cobertura.  Habla con tu trabajadora social o el coordinador financiero en tu equipo de trasplante para averiguar lo que cubre tu póliza de seguro médico y si eres elegible para recibir asistencia económica.

Conoce a tu equipo de trasplantes

Este equipo de profesionales de salud te ayudara a través del proceso de trasplante y todo lo que viene con el – antes, durante y después de la cirugía.

Coordinador de trasplante

Este miembro del equipo usualmente es una enfermera.  Puedes ponerte en contacto con tu coordinador de trasplante si tienes preguntas o necesitas ayuda en algún punto de la evaluación, el tiempo d espera y tu periodo de recuperación.

Cirujano de trasplante

Este es el médico que decidirá si estás listo para un trasplante.  Si puedes hacer un trasplante, este doctor te hará la cirugía.

Nefrólogo de trasplantes

Este médico le ayudara al cirujano de trasplante con tu evaluación y tu cuidado.

Coordinador financiero de trasplantes

Este miembro del equipo trabajara contigo y tu trabajadora social para ayudarte a figurar la mejor manera de usar los recursos disponibles para pagar tu trasplante.

Trabajadora social de trasplantes

Este miembro del equipo puede ayudarte a ti y a tu familia a aplicar para programas de ayuda económica, a encontrar grupos de apoyo o a encontrar recursos de apoyo emocional y a manejar todo el estrés que viene con la cirugía y la recuperación.

Dietista de trasplante

Este miembro del equipo te ayudara a mantener en línea con tu plan de alimentación antes del trasplante y durante el periodo de recuperación.

Algunos centros de trasplantes tendrán más personas en tu equipo, pero es probable que encuentres este grupo central de los miembros de equipo  en cualquier centro de trasplantes que tú elijas.