Sus riñones eliminan los desechos y el líquido de su sangre usando filtros diminutos llamados glomérulos (glo-mé-ru-los). La glomerulonefritis (glo-me-ru-lo-ne-fri-tis), a veces llamada enfermedad glomerular, es un tipo de enfermedad renal en la que los glomérulos están dañados y no pueden eliminar los desechos y el líquido como deberían. La glomerulonefritis puede comenzar de repente o lentamente, con el tiempo. Si comienza de repente, se llama glomerulonefritis aguda. Si se presenta lentamente, se llama glomerulonefritis crónica. Una de cada cuatro personas con glomerulonefritis nunca ha tenido enfermedad renal.

¿Cuáles son los síntomas de la glomerulonefritis?

Los síntomas de la glomerulonefritis a menudo aparecen lentamente. Es posible que no note que algo está mal. Los signos de glomerulonefritis se encuentran a menudo en visitas rutinarias preventivas con su proveedor de atención de salud. Es posible que su proveedor de atención de salud le pida que realice más pruebas para detectar una glomerulonefritis u otra enfermedad renal si sus pruebas muestran alguno de los siguientes problemas:

  • Sangre en la orina
  • Proteínas en la orina
  • Presión arterial alta
  • Anemia

Comuníquese con su proveedor de atención de salud si nota cualquiera de los siguientes síntomas, ya que pueden ser signos de glomerulonefritis u otro problema renal:

  • Orina rosada o de color marrón
  • Orina espumosa o burbujeante
  • Hinchazón en la cara, ojos, tobillos, pies, piernas o área del vientre
  • Sentirse más cansado que lo normal

Si observa algún síntoma o si sus pruebas demuestran que sus riñones podrían no estar funcionando tan bien como deberían, su médico podría pedirle que realice uno o más de los siguientes exámenes:

  • Examen de orina: Su proveedor de atención de salud tomará una muestra de orina para chequear sangre, proteínas, glóbulos blancos y glóbulos rojos.
  • Examen de sangre: Su proveedor de atención médica le tomará una muestra de sangre para verificar los niveles de residuos en su sangre.
  • Pruebas de imagenología: Su proveedor de atención médica puede solicitar que le hagan una radiografía, una ecografía o una tomografía computarizada para poder ver sus riñones.
  • Biopsia de riñón: Su proveedor de atención médica o un cirujano usará una aguja especial para tomar un pequeño trozo de tejido del interior de su riñón. La muestra de tejido se verá bajo un microscopio para comprobar la presencia de glomerulonefritis.

Si su proveedor de atención médica piensa que podría tener glomerulonefritis, es probable que necesite una biopsia de riñón. Una biopsia de riñón es casi siempre necesaria para averiguar si usted tiene glomerulonefritis.

Return to top

¿Qué causa la glomerulonefritis?

No siempre es posible saber qué causa la glomerulonefritis. Muchas enfermedades y condiciones pueden conducir a daño de los glomérulos, pero alguien también puede tener glomerulonefritis sin tener alguna de estas enfermedades o condiciones. Algunos de los problemas que pueden conducir a glomerulonefritis incluyen:

  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Cáncer
  • Faringitis estreptocócica
  • Tomar regularmente más de la dosis recomendada de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), como ibuprofeno, aspirina o naproxeno
  • Infección bacteriana de su corazón
  • Las infecciones virales, como el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C
  • Enfermedades inmunológicas, así como lupus, síndrome de Goodpasture y nefropatía IgA
  • Vasculitis (una condición que causa irritación a los vasos sanguíneos)

Return to top

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la glomerulonefritis?

A veces la glomerulonefritis es temporal, y sus riñones pueden recuperar la función normal. Si es permanente, y continúa empeorando, puede causar problemas renales graves, como lesión renal aguda, enfermedad renal crónica, presión arterial alta  o síndrome nefrótico. Otras posibles complicaciones incluyen:

  • Infección renal
  • Acumulación de líquidos
  • Hiperkalemia
  • Falla renal/ESRD

Return to top

¿Cuál es el tratamiento para la glomerulonefritis?

El tratamiento para la glomerulonefritis depende de lo que la está causando. Por ejemplo, si la presión arterial alta causó el daño a su glomérulo, el tratamiento probablemente se centrará en controlar su presión arterial. Ciertos medicamentos llamados inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y bloqueadores de los receptores de la angiotensina (BRAs) pueden ayudar a controlar su presión arterial.

Algunos casos de glomerulonefritis pueden mejorar por sí mismos. Si tuvo una faringitis estreptocócica que condujo a la glomerulonefritis, sus glomérulos podrían recuperarse por sí mismos después de tomar un antibiótico para tratar la infección por estreptococo.

Conocer la causa del daño a sus glomérulos ayudará a su proveedor de atención de salud a decidir sobre el tratamiento adecuado para usted.

Return to top

¿Cómo puedo prevenir la glomerulonefritis?

La prevención de la glomerulonefritis no siempre es posible.  Usted puede tratar de reducir su riesgo de daño a sus glomérulos controlando su presión arterial y manteniendo un nivel saludable de azúcar en la sangre. Otras maneras de reducir sus probabilidades de contraer una glomerulonefritis incluyen:

  • Vea a un proveedor de atención de salud tan pronto como sea posible si cree que puede tener una faringitis estreptocócica
  • Practique sexo seguro y evite el consumo de drogas
  • No tome más de la dosis recomendada de analgésicos sin receta, como ibuprofeno, aspirina o naproxeno

Return to top