El cáncer de riñón normalmente no tiene ningún síntoma hasta que se toma en serio.  A veces, el cáncer de riñón se encuentra por accidente, cuando otras pruebas se están realizando, antes de tener ningún síntoma.  Si notas síntomas, estos pueden incluir:

  • Sangre en la orina
  • Dolor en los lados que se empeora y no desaparece
  • Un bulto o protuberancia en tu zona lateral o el vientre
  • Pérdida de peso sin tratar de bajar de peso
  • Fiebre
  • Mucho cansancio

Si tienes cualquiera de estos síntomas, consulta con tu proveedor de cuidado de salud (medico, enfermera o asistente medico).  Tener uno o más de estos síntomas no siempre significa que tienes cáncer de riñón.  Otros problemas del riñón o del tracto urinario también pueden causar muchos de estos síntomas.

El médico podría querer que tengas un examen físico y otros exámenes para averiguar que está causando los síntomas.  Otros exámenes pueden incluir:

  • Análisis de orina
  • Análisis de sangre
  • Pruebas de imagen (ultra sonido, CT scan, MRI)
  • Biopsia del riñón

Si estos exámenes muestran que tienes cáncer de riñón, tendrás que consultar a un urólogo (un médico que trata a las personas con enfermedades del tracto urinario) y/o un oncólogo (un médico que trata a personas con cáncer) para aprender acerca de tus opciones de tratamiento y elegir un plan de tratamiento.