Si hay un riñón disponible de un donante fallecido, recibirá una llamada telefónica del centro de trasplante pidiéndole que vaya al hospital de inmediato. Por lo tanto, es muy importante que siempre esté disponible por teléfono. Si tiene la intención de viajar, informe a su equipo de trasplante sobre sus planes de viaje.

Cuando llegue al hospital, se le hará un análisis de sangre para asegurarse de que el riñón es bien compatible para usted. A veces las personas llegan al hospital y, después de estas pruebas, tienen que regresar a casa porque el riñón donante no es compatible. El trasplante también podría ser cancelado si los médicos descubren algo mal con el riñón donante. Si le llaman del centro de trasplante y luego no se le puede hacer un trasplante, trate de no desanimarse. ¡Podría recibir otra llamada pronto!