Los signos y síntomas de ERPAR a menudo se notan incluso antes de que nazca un bebé. Las mujeres embarazadas que reciben atención prenatal tienen ecografías regulares. Las imágenes de ultrasonido pueden mostrar que los riñones del bebé nonato son más grandes de lo que deberían ser, lo que puede ser un signo de ERPAR.

Otro signo de ERPAR es la falta de líquido amniótico en el útero. El líquido amniótico es el líquido que rodea y protege al bebé en el vientre de la madre. En los primeros meses de embarazo, el cuerpo de la madre produce el líquido amniótico. En el medio a meses posteriores del embarazo, cuando los riñones del bebé comienzan a funcionar, producen el líquido amniótico. Algunos bebés con ERPAR tienen riñones muy dañados, incluso antes del nacimiento, y sus riñones no pueden producir suficiente líquido amniótico. Las imágenes de ultrasonido pueden mostrar que no hay suficiente líquido amniótico alrededor del bebé.

Si un bebé nace con ERPAR, los signos de la enfermedad al nacer pueden incluir:

  • Vientre hinchado
  • Presión arterial alta
  • Problemas respiratorios
  • Vómitos de leche materna o fórmula después de la alimentación
  • Problemas con el crecimiento de la cara y los miembros del bebé

Los niños con ERPAR pueden no presentar ningún síntoma. Los niños con ERPAR más grave pueden mostrar signos de problemas renales y hepáticos, como:

  • Presión arterial alta
  • Infecciones del tracto urinario
  • Dolor de espalda o del costado
  • Venas varicosas
  • Altura y peso inferiores a la media