Los niños con ERPAR más severos suelen enfrentar complicaciones más graves que los niños con casos leves de ERPAR. En general, la enfermedad tiende a ser más grave entre los niños que presentan síntomas antes de nacer. Los bebés con ERPAR muy grave pueden morir solo horas o días después del nacimiento. Alrededor del 30 por ciento de los recién nacidos con ERPAR mueren dentro de su primer mes. Alrededor del 82 por ciento de los bebés que sobreviven después del primer mes siguen vivos a los 10 años. Los niños con ERPAR también pueden tener cualquiera de las siguientes complicaciones:

  • Falla renal antes de alcanzar la edad adulta
  • Daño hepático que empeora con el tiempo
  • Presión arterial alta
  • Infecciones del tracto urinario