A veces la glomerulonefritis es temporal, y sus riñones pueden recuperar la función normal. Si es permanente, y continúa empeorando, puede causar problemas renales graves, como lesión renal aguda, enfermedad renal crónica, presión arterial alta  o síndrome nefrótico. Otras posibles complicaciones incluyen:

  • Infección renal
  • Acumulación de líquidos
  • Hiperkalemia
  • Falla renal/ESRD