Los riñones que provienen de un donante fallecido duran un promedio de 15 años. Su riñón trasplantado podría funcionar por menos tiempo o más tiempo. La duración de su riñón depende de muchos factores, pero lo más importante es lo bien que usted cuide de el. Para ayudar a que su nuevo riñón dure el mayor tiempo posible, usted debe tomar su medicina todos los días, tantas veces al día y en las horas que le indique su médico. Omitir su medicamento puede hacer que su nuevo riñón falle.