Si recibes diálisis peritoneal, puede ser que puedas consumir un poco más de fosforo, potasio, sodio y líquidos comparado a si estuvieras recibiendo tratamiento de hemodiálisis.  También puede ser que puedas consumir más proteína.  Esto es porque el tratamiento de DP trabaja todo el día y toda la noche para sacar los deshechos y líquidos de tu sangre.  Esto ayuda a prevenir que los deshechos y líquidos se acumulen en tu sangre como lo hacen con el tratamiento de hemodiálisis.  Si haces DP, habla con tu dietista para ayudarte a hacer tu plan de alimentación adecuado para tu situación.