El ejercicio es una muy buena forma de mejorar tu salud. La mayoría de las personas pueden y deberían ejercitarse, aún si se encuentran bajo tratamiento de diálisis.
Las personas que se ejercitan con regularidad se sienten mejor tanto a nivel físico como emocional. Algunos beneficios del ejercicio son:

  • Mejora del estado de ánimo
  • Mejora de la salud del corazón y los pulmones
  • Pérdida de peso
  • Reducción del dolor articular
  • Mayor flexibilidad

El ejercicio no tiene por qué ser difícil o doloroso. De hecho, si duele al realizar un determinado ejercicio, ¡no deberías hacerlo! Existen muchas formas de ejercitarse sin experimentar dolor o molestias. Considera practicar ejercicios de bajo impacto.

Estos son ejercicios que no causan demasiada tensión en las articulaciones. Algunos ejemplos de ejercicios de bajo impacto son:

  • Caminata
  • Natación
  • andar en bicicleta
  • Yoga
  • Pilates
  • Uso de máquinaelíptica
  • Taichi
  • Estiramiento
  • Subir escaleras

No necesitas anotarte en un gimnasio ni comprar equipos caros para ejercitarte.
Puedes caminar en tu vecindario o en el centro comercial. O puedes practicar yoga en tu casa en el piso de tu sala de estar. Tu médico puede ayudarte a diseñar un plan de ejercicios que resulte seguro para ti y que se adapte a tu itinerario de diálisis.

¡Importante!  Habla con tu medico antes de empezar una nueva rutina de ejercicios.