El fosforo es un mineral encontrado en casi todas las comidas.  Trabaja con el calcio y la vitamina D para mantener tus huesos saludables.  Los riñones saludables mantienen el nivel correcto de fosforo en tu cuerpo.   Cuando estas en diálisis, el fosforo puede acumularse en tu sangre.  Tener mucho fosforo en la sangre se llama hiperfosfatemia.  Esto puede resultar en enfermedad de los huesos, la cual puede causar que tus huesos se quiebren fácilmente.  Limitar el nivel de fosforo que consumes puede prevenir este problema.  Habla con tu dietista para saber qué cantidad de fosforo es adecuada consumir cada día.  Cuando tus riñones no trabajan bien, el fosforo puede acumularse.  Demasiado fosforo en tu sangre puede conducir a que los huesos se quiebren fácilmente.