La hemodiálisis en un centro es hecha dentro de un centro de diálisis.  La mayoría de personas que hacen su tratamiento en un centro hacen sus tratamientos tres veces cada semana. Es posible que tendrás que ir más frecuente o menos frecuente, dependiendo en lo que recomienda tu médico.  Trabajaras con tu equipo de diálisis para hacer tu horario de visitas.  Cada sesión de tratamientos usualmente dura de tres a cinco horas.

En cada sesión, un/a enfermera o un técnico conectara dos agujas a tu acceso vascular.  Una se usara para la sangre que sale de tu cuerpo y la otra se usara para la sangre que regresa a tu cuerpo.  Si te duele tener las agujas puestas, puedes preguntarle a tu enfermera o técnico por una crema de adormecer.  Puedes poner esta crema en el área donde se ponen las agujas, esto te ayudara a reducir el dolor.  También puedes aprender a poner las agujas en ti mismo, lo cual puede ayudar con el dolor.

Si escoges este horario de diálisis, será muy importante de notar la cantidad de líquidos que consumes entre cada tratamiento.  Es difícil para tu cuerpo de pasar por cambios dramáticos y rápidos en la cantidad de líquido que hay dentro de ti.  Aunque sentado durante tres a cinco horas puede sentir como un largo tiempo para ti, no es mucho tiempo para que tu cuerpo se adaptarse a mantener mucho menos líquidos.  Si tienes demasiado liquido dentro de ti antes de tu tratamiento, puede ser que estés más incómodo durante y después de la sesión de tratamiento, ya que la maquina está sacando el líquido rápidamente.