La mayoría de las personas esperan de tres a cinco años por un trasplante de riñón de un donante fallecido. Usted puede esperar más tiempo o menos tiempo. Su tiempo de espera puede depender de su lugar de residencia, de la disponibilidad de un riñón compatible en su área, de cuánto tiempo ha estado en diálisis, de su edad y otros. Pregúntele a su médico para obtener más información sobre las cosas que pueden afectar su tiempo de espera.