La enfermedad de los riñones a menudo no presenta síntomas hasta que los riñones están gravemente dañados. La única manera de saber qué tan bien están funcionando sus riñones es hacerse una prueba. Esto es muy importante para las personas que tienen diabetes, presión arterial alta o antecedentes familiares de enfermedad renal.