Igual como te deberías de hacer chequeos con tu médico para asegurarse que todo va como planeado, también tienes que tener un horario de chequear tu plan de preparación para un desastre.  Una buena manera de recordarse es hacerlo cada vez que cambias tus relojes.

  • Asegúrate de que los alimentos en tu suministro de emergencia no han expirado
  • Asegúrate que los números de teléfono y direcciones importantes no han cambiado
  • Modifica una lista de los medicamentos
  • Asegúrate que tu kit de primeros auxilios está bien equipado
  • Asegúrate de que tus baterías están en buenas condiciones
  • Asegúrate que tus vacunas están al día