El cáncer de riñón por lo general no tiene ningún síntoma hasta que es grave. A veces, el cáncer de riñón se encuentra por accidente, cuando se realizan otras pruebas, antes de que usted tenga cualquier síntoma. Si usted experimenta síntomas, ellos pueden incluir:

  • Sangre en su orina
  • Dolor en su costado que empeora o no desaparece
  • Un bulto o protuberancia en el costado o área del abdomen
  • Pérdida de peso sin tratar de perderlo
  • Fiebre
  • Sentirse muy cansado

Si tiene alguno de estos síntomas, comuníquese con su proveedor de atención de salud (médico, enfermero o auxiliar médico). Tener uno o más de estos síntomas no siempre significa que usted tiene cáncer de riñón. Otros problemas del riñón o del tracto urinario también pueden causar muchos de estos síntomas.

Es posible que su proveedor de atención de salud le pida que se le realice un examen físico y otras pruebas para determinar cuál es la causa de sus síntomas. Otras pruebas podrían incluir:

  • Exámenes de orina
  • Exámenes de sangre
  • Pruebas de imagenología (ultrasonido, TC, RM)
  • Biopsia de riñón

Si estas pruebas demuestran que usted tiene cáncer de riñón, tendrá que consultar a un urólogo (un médico que trata a personas con enfermedades del tracto urinario) y/o a un oncólogo (un médico que trata a personas con cáncer) para conocer sus opciones de tratamiento y elegir un plan de tratamiento.