Las infecciones renales se tratan con antibióticos. Es posible que su proveedor de atención de salud le indique un medicamento antibiótico que trata los tipos más comunes de infecciones, hasta que se pueda examinar la orina para determinar el tipo exacto de infección que tiene. Una vez que sus resultados del examen de orina están disponibles, su proveedor de atención de salud le podría indicar que tome un tipo diferente de antibiótico, dependiendo de la clase de infección que tenga.

Si usted tiene una infección muy grave, puede que tenga que permanecer en el hospital para recibir tratamiento.

Si su infección renal fue causada por un problema con la forma de su tracto urinario, usted puede necesitar una cirugía para corregir el defecto y prevenir futuras infecciones renales.