Si usted tiene una infección renal, puede notar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Dolor en la espalda, los costados o la ingle
  • Escalofrío
  • Náuseas
  • Orinar (hacer pipí) a menudo
  • Sentir como si tuviera que orinar (hacer pipí) a menudo, incluso acabándolo de hacer
  • Dolor o ardor al orinar
  • Pus (líquido espeso, blanco/amarillo) o sangre en la orina
  • Orina turbia o maloliente

Si nota alguno de estos síntomas, comuníquese con su proveedor de atención de salud lo antes posible. Si actualmente está tomando medicamentos para tratar una infección del tracto urinario (ITU), pero sigue teniendo alguno de estos síntomas, comuníquese con su proveedor de atención de salud.

Si su proveedor de atención de salud piensa que usted podría tener una infección renal, podría pedirle una muestra de orina para buscar bacterias u otros signos de infección. Es posible que también necesite hacerse un examen de sangre o pruebas de imagenología, como una radiografía, ultrasonido o tomografía computarizada.