Los ataques de gota, también denominados crisis, pueden producirse de repente y ser muy dolorosos. Durante un ataque de gota puede sufrir dolor, inflamación y/o enrojecimiento en las articulaciones afectadas. Aprende más.