Aunque muchas personas sufren el primer ataque de gota en uno de los dedos gordos del pie, estos ataques también se pueden producir en otras articulaciones. Aprende más.