Los ataques de gota se suelen producir con más frecuencia por la noche y por la mañana temprano en lugar de durante el día. Puede sufrir un principio de ataque durante el sueño. Los motivos por los que esto ocurre no se conocen del todo, pero algunas de las ideas principales son la deshidratación, la baja temperatura corporal y los cambios en los niveles de hormonas durante el sueño.

Hable con su médico sobre las formas de prevenir los ataques de gota durante el sueño.