La forma más común de tratamiento para la enfermedad renal terminal (ESRD, o fallo renal) es la hemodiálisis. Si su centro médico no sigue las pautas para el control de la infección de la manera correcta, es posible contraer la hepatitis C al hacerse la hemodiálisis.