La meta del tratamiento para la hepatitis C es disminuir la carga viral (la cantidad del virus) en su cuerpo hasta que el virus ya no se encuentre en su cuerpo.