La diálisis ayuda a eliminar el agua y los desechos de su sangre. Debido a que sus riñones no están funcionando bien, su cuerpo puede retener agua entre las sesiones de diálisis. Su peso objetivo (a veces llamado peso seco) es lo que usted debe pesar después de que haya terminado cada tratamiento de diálisis. Su médico trabajará con usted para calcular su peso objetivo.

Hacer un seguimiento de su peso es una buena forma de saber si su cuerpo retiene demasiado líquido. Si está en hemodiálisis, debe pesarse todas las mañanas y ponerse en contacto con su médico si su peso es mucho mayor o menor de lo normal repentinamente. Puede ayudar a prevenir el exceso de agua al limitar la cantidad de sodio (sal) y líquidos (agua y otros líquidos) que toma entre las sesiones de diálisis. Hacer esto también ayudará a prevenir problemas durante y después de las sesiones de diálisis.