Si usted tiene un donante que está dispuesto y es capaz de darle un riñón, puede recibir su trasplante tan pronto como usted y su donante estén listos. Tenga en cuenta que estar listo para el trasplante a veces depende de cosas que están fuera de su control, como otros problemas de salud en usted o su donante. Hable con su equipo de trasplante para averiguar si hay algo que usted necesita hacer para prepararse para el trasplante.

Si no tiene un donante, puede que tenga que esperar años para un trasplante. El tiempo promedio de espera para un trasplante de donante fallecido es de 3 a 5 años. Un riñón de un donante fallecido puede estar disponible antes de encontrar un donante vivo. Usted puede buscar un donante vivo mientras espera por un riñón de donante fallecido y hacerse su trasplante con el riñón que esté disponible primero.