Por lo general no esperamos morir hasta llegar a la vejez. Pero a veces sucede lo inesperado --un accidente automovilístico, un ataque al corazón, un derrame cerebral. Usted ahora puede decidir que desea salvar la vida de los demás si, después de que los médicos hayan intentado todo para salvarlo, su vida no se puede salvar. Sus órganos y sus tejidos solo serán donados si no hay ninguna posibilidad de salvarle su vida.

Al registrarse como donante de órganos y/o tejidos, usted está autorizando que sus órganos y/o tejidos (como la piel y los huesos) sean dados a las personas que los necesitan. ¡Los órganos de una persona pueden salvar hasta ocho personas, y el tejido de una persona puede ayudar a más de 50 personas! Usted puede autorizar para que algunos órganos o tejidos sean usados y no otros. También puede decir que solo desea que sus órganos o tejidos se utilicen para un propósito y no para otros. Por ejemplo, usted puede decidir que solo desea donar sus riñones y ningún otro órgano, y solo desea que se utilicen para trasplantes de órganos, no para otros fines.

Si está considerando donar sus órganos en caso de su muerte, hable de sus deseos con sus seres queridos. También puede hablar acerca de sus dudas y preocupaciones con su médico. Si decide que desea ser un donante de órganos, la mejor manera de asegurarse de que sus deseos se cumplan es registrarse para ser un donante de órganos en el Registro Nacional de Donación en Vida.

Haga clic aquí para leer las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre la donación de órganos.

Haga clic aquí para registrarse en el Registro Nacional de Donantes Vivos para ser un donante de órganos.