Si tiene dos riñones sanos, puede donar uno de sus riñones para salvar la vida de otra persona. Tanto usted como el recipiente de su riñón (la persona que recibió su riñón) pueden vivir con solo un riñón sano.

Si usted está interesado en donar un riñón a alguien que usted conoce, el primer paso es ponerse en contacto con el centro de trasplante donde esa persona está registrada. Usted tendrá que someterse a una evaluación en el centro de trasplante para asegurarse de que usted sea compatible con el recipiente y que usted está lo suficientemente sano como para donar. Si usted es compatible, está sano, y está dispuesto a donar, usted y el recipiente pueden programar el trasplante en el momento más adecuado para ambos. Si usted no es compatible con la persona que usted conoce, pero todavía está dispuesto a donar su riñón de modo que el recipiente que usted conoce pueda recibir un riñón que sea compatible, la donación pareada puede ser una opción para usted. Conozca más acerca de la donación pareada.

Otra forma de donar un riñón mientras usted todavía está vivo es registrarse como donante de riñón vivo que le dará un riñón a alguien que usted no necesariamente conoce. Esto se llama donación viva no dirigida. Si se registra como un donante vivo no dirigido, es posible que se le solicite que done un riñón cuando sea compatible con alguien que esté esperando un riñón en su área. Nunca se verá obligado a donar; si usted es llamado para donar, puede decidir en ese momento si está listo y dispuesto. Si usted decide que desea registrarse como donante vivo no dirigido, el primer paso es ponerse en contacto con los centros de trasplante para hablar sobre esta opción.

Aprenda más acerca de la donación de órganos vivos aquí.