Pregúntele a su médico si un trasplante de riñón podría ser una opción para usted. Si su médico piensa que usted es un candidato para un trasplante, él o ella lo remitirá a un centro de trasplantes en su área. En el centro de trasplante, usted pasará por un proceso de evaluación para saber si haciéndose un trasplante de riñón es un tratamiento seguro para usted. Puede tomar semanas o incluso meses para que usted tenga todas las pruebas y exámenes necesarios durante el proceso de evaluación. Usted tendrá que visitar el centro de trasplante muchas veces para estas citas. Si el equipo de trasplante piensa que está listo para un trasplante de riñón, pero no tiene un miembro de la familia u otra persona que podría ser un donante vivo, se le agregará a la lista de espera de un riñón de un donante fallecido.