Lo que comes y bebes afecta tu salud.  Mantenerse en un peso saludable y comer una dieta balanceada que es baja en sal y grasa, puede ayudarte a controlar tu presión arterial.  Si tienes diabetes, tú puedes ayudar a controlar tus niveles de azúcar si escoges muy cuidadosamente lo que comes y bebes.  Controlando tu presión arterial y tu diabetes puede ayudar a prevenir que tu enfermedad renal se empeore.

Una dieta renal puede ayudar a proteger que tus riñones se dañen más de lo que esté.  La dieta renal limita ciertas comidas para prevenir que los minerales en esas comidas se acumulen en tu cuerpo.