Tus riñones filtran los desechos y agua (fluido) en exceso fuera de tu sangre para hacer orina.  Cada día, tus riñones filtran cerca de 20 alones de sangre para remover cerca de 2 cuartos (medio galón) de agua en exceso y productos de deshecho.   Estos desechos en tu sangre vienen de la comida que tú comes y el uso de tus músculos.  El desecho y exceso de agua son lo que se convierte en orina.  La orina pasa por tu vejiga por medio de tus uréteres.  Tu vejiga mantiene el orina hasta que estés listo para orinar.
Tus riñones también tienen otras funciones que mantienen a tu cuerpo trabajando de la manera apropiada.  Algunos de estas funciones incluyen:

  • Controlar los químicos y líquidos en tu cuerpo
  • Ayudar a controlar tu presión arterial
  • Ayudar a mantener tus huesos saludables
  • Ayudar a hacer glóbulos rojos

Cuando tus riñones no trabajan como deberían, dejan que desechos y agua regrese a tu sangre en vez de extraerlas del cuerpo por tu orina.  Esto causa que el desecho y agua se acumule en tu cuerpo, cual puede causar problemas con tu corazón, pulmones, sangre y huesos.