La diabetes es una enfermedad que hace que su cuerpo tenga problemas para producir o usar la insulina. La insulina es una hormona (un químico que su cuerpo produce) que ayuda a su organismo a convertir el azúcar que usted ingiere (también llamada glucosa) en energía. Cuando su cuerpo no usa insulina de la manera que debería, demasiada azúcar permanece en su sangre.

Sus riñones están llenos de pequeños vasos sanguíneos (glomérulos) que ayudan a limpiar su sangre. Demasiada azúcar en su sangre puede dañar estos vasos sanguíneos. Cuando sus riñones están dañados por tener un alto nivel de azúcar en la sangre, usted tiene enfermedad renal diabética (también llamada nefropatía diabética).