Todos nuestros cuerpos necesitan algún nivel de sodio para funcionar adecuadamente.  El sodio ayuda a mantener los niveles de líquidos adecuados en tu cuerpo.  Riñones saludables ayudan a mantener una cantidad de sodio adecuada en tu cuerpo.  Cuando tus riñones no funcionan, el sodio puede acumularse en tu sangre.  Cuando esto pasa, tu cuerpo puede mantener mucho líquido.  Esto puede causar que suba tu presión arterial y puede causar problemas durante el tratamiento de diálisis.  Limitar cuanto sodio consumes cada día puede mantener tu presión arterial bajo control y puede prevenir que tu cuerpo mantenga muchos líquidos.  Habla con tu dietista para saber cuánta cantidad de sodio deberías de consumir cada día, y usa estas recomendaciones para limitar el sodio en tu dieta:

Everyone’s body needs some sodium to work correctly. Sodium helps you keep the right amount of fluid in your blood. Healthy kidneys help keep the right amount of sodium in your body. When your kidneys are not working, sodium can build up in your blood. When this happens, your body holds on to too much water. This can make your blood pressure too high and can cause problems during your dialysis treatments. Limiting how much sodium you take in each day can help keep your blood pressure under control and help prevent your body from holding on to too much fluid. Talk to your dietitian about how much sodium you should have each day, and use these tips to limit sodium in your diet:

  • No agregues sal a tu comida cuando cocinas o en la mesa.  Trata de cocinar con hierbas frescas, jugo de limón o con especies sin sal.
  • Escoge verduras frescas o congeladas envés de verduras en lata.  Si usas verduras en lata, escurre y enjuágalas para remover la sal antes de cocinarlas o comerlas.
  • Evita las carnes procesadas como el jamón, tocino, salchichas o chorizos y carnes de almuerzo.
  • Come frutas y verduras frescas en lugar de galletas u otros aperitivos salados.
  • Evita las sopas enlatadas y comidas congeladas que son altas en sodio.
  • Evita los alimentos en escabeche, como aceitunas y pepinillos.
  • Limita condimentos altos en sodio como la salsa soya, de barbacoa o salsa de tomate (kétchup).

¡Importante!  Ten cuidado con los substitutos de sal u comidas con “sodio reducido”.  Muchos substitutos de la sal son altos en potasio.  Mucho potasio puede ser peligroso si tienes enfermedad renal.  Trabaja con tu dietista para encontrar comidas bajas en sodio y potasio.