Es posible que puedas seguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis. Trabajar puede ayudarte a sentirte más feliz y realizado. Si tienes seguro médico a través de tu trabajo, permanecer en éste te ayudará a mantener tu seguro. Si deseas o necesitasseguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis, habla con tu médico acerca de tus opciones de tratamiento. Ciertos tipos de diálisis te permiten llevar un horario más flexible durante el día. Por ejemplo, si eliges la hemodiálisis nocturna (de noche), en el centro o en tu hogar, podrás realizar tus tratamientos de diálisis a la noche, mientras duermes. Esto también resulta posible con la diálisis peritoneal continua asistida por ciclador (CCPD, por sus siglas en inglés).

Si decides seguir trabajando durante tu tratamiento de diálisis, es importante que conozcas tus límites. Quizás te sientas cansado o débil a lo largo del día. Si recibes tratamiento de diálisis peritoneal y realizas tus propios intercambios, deberás contar con un lugar limpio en tu trabajo para hacer los intercambios. Si recibes tratamiento de hemodiálisis, no debes levantar objetos pesados o ejercer presión sobre el brazo de tu acceso vascular. Habla con tu médico y trabajador social sobre el tipo de trabajo que tienes, de modo que puedas planear un horario de tratamiento que funcione bien para ti. Tu trabajador social además puede ayudarte a trabajar conjuntamente con tu empleador para satisfacer tus necesidades de tratamiento.

Si no te resulta posible seguir trabajando, ¡tienes opciones! Cuenta con programas federales, estatales y privados para ayudarte a recibir un ingreso, mantener tu seguro médico y trasladarte hacia y desde tus tratamientos de diálisis. Habla con tu trabajador social para conocer más sobre los recursos disponibles para ti y para obtener ayuda para aplicar para estos programas.