Si cree que puede padecer gota, es importante que un médico lo compruebe y realice el diagnóstico, por lo que podrá obtener el tratamiento que necesite. Las pruebas para la gota son las siguientes:

Prueba de líquido sinovial
El líquido sinovial es un líquido que se encuentra en las articulaciones del cuerpo. En esta prueba se ve si hay presencia de cristales de urato en el líquido articular, lo cual indicaría que es posible que padezca gota. Se considera la prueba más exacta para el diagnóstico de la gota.

La realización de la prueba de líquido sinovial solo dura unos minutos. Es posible que, con una aguja pequeña, se le administre anestesia, un medicamento para insensibilizar la zona. Una vez insensibilizada la zona, el médico o alguien del personal de enfermería colocará una aguja más grande en la articulación afectada y tomará una muestra del líquido. Si le suministran anestesia, no debe sentir mucho dolor.

Prueba de ácido úrico en sangre
En un análisis de sangre se puede comprobar el nivel de ácido úrico en la sangre. Un nivel de ácido úrico alto puede indicar que padece gota.

  • Un nivel de ácido úrico en sangre «normal» para la mayoría de las personas se encuentra entre 3,5 y 7,2 miligramos por decilitro (mg/dl).
  • Si padece gota, los médicos recomiendan que el nivel de ácido úrico permanezca por debajo de 6,0 mg/dl.

Para diagnosticar la gota, no solo se debe utilizar una prueba de ácido úrico en sangre. Esto se debe al hecho de que algunas personas con un nivel de ácido úrico alto nunca padecerán gota, y algunas personas con un nivel de ácido úrico bajo sí la padecerán. Los médicos utilizan los resultados de otras pruebas junto con el de ácido úrico para confirmar si padece gota.

Prueba de ácido úrico en orina
En un análisis de orina se puede comprobar el nivel de ácido úrico en el organismo. Un nivel de ácido úrico alto puede indicar que padece gota. La muestra de orina se debe realizar en 24 horas.

  • Un nivel de ácido úrico en orina «normal» para la mayoría de las personas se encuentra entre 250 y 750 mg.

Para diagnosticar la gota, al igual que ocurre con la prueba de ácido úrico en sangre, no solo se debe utilizar una prueba de ácido úrico en orina. En su lugar, los médicos utilizan los resultados de otras pruebas junto con la de ácido úrico para confirmar si padece gota.

Radiografía de la articulación
El médico puede realizar una radiografía de la articulación para asegurarse de que el dolor articular no esté siendo causado por una lesión o algo distinto a la gota. Si padece gota crónica, el médico puede recomendar una radiografía de la articulación para comprobar si existe alguna lesión articular causada por la gota.

Ecografía
Un ecógrafo utiliza ondas sonoras para crear imágenes de los músculos y las articulaciones del cuerpo. El médico puede utilizar la ecografía para determinar la presencia de cristales de urato o tofos en las articulaciones.

Tomografía computarizada de energía dual (TCED)
La TCED utiliza dos tipos de radiografía para tomar imágenes del interior del cuerpo. En una TCED se pueden encontrar cristales de urato que no se encontrarían en otras pruebas. Esta prueba resulta muy útil cuando el resto de pruebas no determinan con certeza si padece gota.