La gota se produce cuando la presencia de ácido úrico en la sangre es demasiado elevada. El ácido úrico se crea cuando el organismo descompone sustancias químicas denominadas purinas. Las purinas se encuentran por naturaleza en el organismo, y también se pueden encontrar en determinados alimentos.

Si padece gota, su organismo creará demasiado ácido úrico o no podrá eliminarlo como debería. Cuando el ácido úrico se acumula en el líquido que rodea las articulaciones, se pueden formar pequeños cristales denominados cristales de urato. Los cristales de urato provocan síntomas de gota, incluidos dolor e inflamación.

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de padecer gota. La enfermedad renal es una de las principales causas de la gota.