Artículo

Las piedras renales

Infórmese sobre los tipos de piedras renales y su tratamiento y prevención.
Revisión médica de
AKF's Medical advisory committee
Última actualización
November 4, 2022

¿Qué son las piedras renales?

En condiciones normales, los riñones depuran de la sangre los desechos y forman la orina (el pis). Cuando la cantidad de desechos que hay en la sangre es muy elevada y la persona no produce suficiente orina, empiezan a formarse cristales en los riñones. Estos cristales atraen más desechos y sustancias químicas y se forma un objeto sólido (la piedra o cálculo renal) que irá haciéndose más grande si no sale del cuerpo por medio de la orina. 

Las piedras renales pueden ser muy chiquitas, como un grano de arena, o tan grandes como una pelota de golf. 

¿Cuál es la causa de las piedras renales?

Las piedras renales pueden aparecer en cualquier persona, pero algunas corren más riesgo de presentarlas que otras. Las piedras renales son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. También son más frecuentes en personas blancas no hispanas que en personas de otras etnias. Además, la probabilidad de tener una piedra renal aumenta si: 

  • Ya tuvo piedras renales antes 
  • Tiene algún familiar con piedras renales
  • No toma suficiente agua 
  • Ingiere muchas proteínas, sodio (sal) o azúcar
  • Tiene sobrepeso
  • Le hicieron una cirugía intestinal
  • Tiene poliquistosis renal
  • Tiene un problema médico que hace que la orina (el pis) contenga grandes concentraciones de cistina, oxalato, ácido úrico o calcio
  • Tiene un problema médico que provoca la hinchazón o daños en el aparato digestivo o en las articulaciones 
  • Toma ciertos medicamentos, como los diuréticos o los antiácidos de calcio

¿Cuáles son los síntomas de las piedras renales?

Cuando se tiene una piedra renal chica, puede salir del cuerpo por medio de la orina (a esto se lo llama "expulsar la piedra"). A veces no se tienen síntomas y la persona nunca se entera de que tuvo una piedra renal. 

Si la piedra renal es más grande, puede atorarse en las vías urinarias y tapar el flujo de la orina. Es posible que aparezcan síntomas, como por ejemplo:

  • Dolor al orinar
  • Presencia de sangre en la orina
  • Dolor repentino en la espalda o la zona inferior del abdomen 
  • Dolor de estómago que no desaparece
  • Sensación de estómago revuelto o vómitos
  • Fiebre y escalofríos
  • Enturbiamiento o mal olor de la orina

La expulsión de una piedra renal, o si una piedra renal grande tapa el flujo de orina, puede ser dolorosísima.Si tiene alguno de estos síntomas, comuníquese con su médico.

¿Cómo tratan los médicos las piedras renales?

El tratamiento de las piedras renales depende de: 

  • El tamaño de la piedra
  • El tipo de piedra 
  • Si la piedra provoca dolor
  • Si la piedra tapa las vías urinarias

Si la piedra renal es chica, es posible que el médico le recete unos analgésicos y le recomiende tomar líquidos para facilitar el paso de la piedra por las vías urinarias hasta su expulsión en la orina. 

Si la piedra renal es grande o está tapando las vías urinarias, podría requerir un tratamiento diferente. Entre las opciones de tratamiento figuran:

La litotricia

En la litotricia se usan ondas de choque para romper la piedra renal en pedacitos. Después del tratamiento, los pedacitos de piedra renal pasan por las vías urinarias y se expulsan por medio de la orina. Este tratamiento suele demorar alrededor de 1 hora y a veces se hace con anestesia general, lo que significa que la persona está dormida y no nota la intervención.

La ureteroscopia

La ureteroscopia consiste en que el médico inserta por el uréter un instrumento largo con forma de tubo para extraer la piedra (si es chica) o (si es grande) romperla con un láser en pedacitos que después pasan por las vías urinarias y se expulsan por medio de la orina. 

La cirugía

Aunque es raro, a veces se requiere cirugía para quitar una piedra renal. En la cirugía, el médico insertará un tubo en el riñón para quitar la piedra. La persona tendrá que estar en el hospital durante dos o tres días para recuperarse de este tratamiento.  

¿Cómo puedo prevenir las piedras renales?  

 

A continuación se indican algunas medidas que se pueden tomar para prevenir las piedras renales: 

  • Tome suficiente líquido todos los días. Para la mayoría de las personas es suficiente con ocho a doce tazas de líquido al día. Si tiene enfermedad renal y debe restringir los líquidos, pregúntele a su médico qué tanto líquido debe tomar al día. 
  • Limite el sodio (sal) y las proteínas animales, como la carne y los huevos. Si el médico puede determinar la composición de su piedra renal, quizá pueda darle un plan de alimentación específico con el cual ayudar a prevenir piedras renales futuras.
  • Tome todos los medicamentos que le recete su médico tal como se lo haya indicado. Así tratará los problemas médicos que puedan aumentar su riesgo de presentar piedras renales. 

Jamás inicie o suspenda medicamentos o un plan de alimentación sin haberlo hablado con el médico.

¿Cómo sabré si tengo una piedra renal?

Para saber el tamaño y el tipo de piedra renal que tiene, es posible que el médico le ordene pruebas; por ejemplo:

  • Análisis de sangre para ver si la sangre contiene demasiado calcio o ácido úrico. 
  • Análisis de orina para ver qué tipo de desechos contiene la orina. Para estos análisis, es posible que el médico le pida que recolecte la orina a lo largo de dos días.
  • Pruebas de imagen, como el ultrasonido, la tomografía computada o las radiografías, a fin de ver las piedras renales en el aparato urinario

Si tiene piedras renales con frecuencia, es posible que el médico le pida que orine a través de un colador para recuperar las piedras que expulse. El médico las mandará analizar para determinar su composición y así saber qué las está causando y cómo prevenirlas.

 

¿Cuáles son los tipos de piedra renal?

Hay cuatro tipos de piedras renales:

Piedras de calcio

Las de calcio son las piedras renales más frecuentes. Se forman al combinarse el calcio con oxalato (una sustancia química natural que hay en la mayoría de los alimentos) de la orina. Estas piedras se forman cuando la persona no ingiere suficiente líquido o calcio. 

Piedras de ácido úrico 

Las de ácido úrico son también un tipo frecuente de piedra renal. Cuando una sustancia química natural llamada purina (presente en algunas carnes y en el marisco) alcanza concentraciones elevadas en el organismo, puede dar lugar a una concentración alta de una sustancia química llamada urato (es decir, una sal del ácido úrico) que puede generar piedras renales. Este tipo de piedra renal tiende a ser hereditario. 

Piedras de estruvita 

Las piedras de estruvita son menos frecuentes que las de calcio y las de ácido úrico. Las piedras de estruvita pueden aparecer cuando llegan al aparato urinario bacterias causantes de infecciones de las vías urinarias (IVU). 

Piedras de cistina 

Las piedras de cistina se deben a un trastorno raro y hereditario llamado cistinuria. En las personas con cistinuria, una sustancia química natural llamada cistina pasa a la orina. Cuando la cantidad de cistina presente en la orina es excesiva, se pueden formar piedras renales. Estas piedras se pueden atorar en los riñones, la vejiga o cualquier otro punto de las vías urinarias. La mayoría de las personas que tienen cistinuria presentan numerosas piedras a lo largo de la vida. Es un trastorno para toda la vida. Aunque se puede tratar, no se cura.