Artículo

La gota y la insuficiencia renal

Image about gout damage
La insuficiencia renal puede causar gota, pero la gota también puede provocar una insuficiencia renal. Las dos enfermedades están relacionadas.

La insuficiencia renal puede causar gota, y es lo más habitual. Sin embargo, la gota también puede provocar insuficiencia renal. Dado que el ácido úrico se depura en los riñones, las dos enfermedades están relacionadas.Presentan gota 1 de cada 10 personas con insuficiencia renal crónica, y el porcentaje de personas con gota que tienen insuficiencia renal es aún mayor. Muchas personas con insuficiencia renal tienen una gota no controlada, lo que puede agravar la insuficiencia renal y dar lugar a otras complicaciones.

La insuficiencia renal puede provocar gota

En las personas con insuficiencia renal crónica (IRC), los riñones no depuran con la eficacia normal los desechos del organismo. Entre estos desechos figura el ácido úrico, una sustancia de origen natural presente en la sangre. Cuando se tiene insuficiencia renal, los riñones no pueden depurar el ácido úrico con la eficacia normal. La causa de la gota es la acumulación excesiva de ácido úrico en el organismo.La mayoría de las personas que tienen insuficiencia renal incipiente no saben que la tienen. La gota podría ser una señal de advertencia de que hay una insuficiencia renal. Si tiene gota, pregúntele al médico si conviene hacer análisis para investigar una posible insuficiencia renal.

La gota puede provocar insuficiencia renal

Hay indicios de que la gota puede provocar insuficiencia renal. No es una relación plenamente demostrada, pero la creencia de que la gota provoca insuficiencia renal está extendida en muchos médicos especializados en la enfermedad.Las personas con gota tienen mucho ácido úrico en la sangre. Cuando los riñones filtran la sangre, el ácido úrico se puede acumular y formar cristales de urato. Al pasar los cristales de urato por los riñones, pueden provocar daños y dejar cicatrices. Se cree que este daño renal provoca con el tiempo insuficiencia y falla renal, sobre todo si la gota se deja sin tratar.Los AINE, que son algunos de los calmantes del dolor más utilizados para la gota, pueden también provocar insuficiencia renal con el tiempo. Hable con su médico sobre el control de los AINE que usa.

La vida con la gota y la insuficiencia renal

Cuando se tiene gota e insuficiencia renal, tratar la gota puede resultar difícil porque algunos de los medicamentos (por ejemplo, los AINE) no son seguros para los riñones. Algunos de los medicamentos más habituales para la gota aguda y crónica deben ajustarse o evitarse cuando se tiene insuficiencia renal. Obtenga más información aquí sobre los medicamentos contra la gota.Además, algunas personas con insuficiencia renal toman medicamentos capaces de aumentar el riesgo de aparición de gota. Por ejemplo, los diuréticos (que estimulan la producción de orina) y los betabloqueantes, que son medicamentos habituales para la presión arterial alta, pueden favorecer las crisis de gota. Informe a su médico de todos los medicamentos que toma, y así podrá recomendarle el tratamiento más adecuado para usted.Si tiene gota e insuficiencia renal, hay ciertas cosas que puede hacer para mantener bajo control ambas enfermedades y mejorar su estado general de salud.

  • Mantenga la  presión arterial en cifras saludables.
  • Mantenga el  azúcar sanguíneo en cifras saludables.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Tome sus medicamentos exactamente como se los haya recetado el médico.
  • Restrinja en su dieta las purinas, el alcohol y los alimentos con alto contenido de azúcar o jarabe de maíz rico en fructosa.
  • Haga una dieta saludable en la que abunde la fruta, la verdura y los cereales integrales. Si tiene una dieta restringida debido a la insuficiencia renal, hable con su médico o dietista sobre el control de la dieta para la gota y la insuficiencia renal.
  • Haga ejercicio durante al menos 30 minutos al día, cinco días por semana, para mantenerse en buena forma física.