Artículo

Los trasplantes renales de donante fallecido

Conozca los trasplantes renales de donante fallecido, quiénes son estos donantes y cómo inscribirse en la lista de espera para recibir un riñón de donante fallecido.
Revisión médica de
AKF's Medical Advisory Committee
Última actualización
November 1, 2021

Si el médico le dice que el trasplante renal es una buena opción en su caso, infórmese sobre la donación de un riñón de personas fallecidas (es decir, recién fallecidas). Para conseguir un trasplante renal de donante fallecido hay que seguir un proceso que empieza por una llamada a un centro de trasplantes y una evaluación destinada a determinar si la persona está con suficiente salud como para someterse a la cirugía. Si ese es su caso, su nombre se incorporará a la lista nacional de espera de riñones de donante fallecido.

Durante la espera, contemple la posibilidad de buscar un donante de riñón en vida (un riñón de alguien que aún vive).

¿Qué es el trasplante renal de donante fallecido?

Un trasplante renal de donante fallecido es una cirugía para darle un riñón sano procedente de alguien que recién falleció. A veces se trata de personas fallecidas en un accidente, y otras se trata de personas a quienes se les acaban de retirar las medidas de soporte vital en un hospital. Sin importar la manera en que falleciera la persona, solo se trasplantarán sus riñones si están en buen estado y es probable que funcionen en el cuerpo del receptor. Aproximadamente 6 de cada 10 personas que reciben un trasplante renal reciben el riñón de un donante fallecido. Los trasplantes renales de donante fallecido duran de 10 a 15 años en promedio, mientras que los de donante vivo duran de 15 a 20 años en promedio.

  • 0

    Aproximadamente seis de cada 10 personas que se someten a un trasplante de riñón obtienen su nuevo riñón de un donante fallecido.

  • 0

    Un donante puede salvar ocho vidas y mejorar las vidas de 75 más.

¿Quiénes son los donantes fallecidos?

Un donante fallecido es una persona que acaba de fallecer y había dado con anterioridad su autorización para la extracción de sus órganos sanos con fines de donación. En ocasiones, la persona que había dado dicha autorización es el representante legal del fallecido. Para que una persona fallecida pueda ser donante de órganos, es imprescindible que haya fallecido de tal manera que la sangre y el oxígeno hayan seguido llegando a sus órganos luego del cese de la actividad cerebral; por ejemplo, debido a un traumatismo craneoencefálico.

Los donantes fallecidos pueden donar muchas partes del cuerpo:

  • Órganos, como los riñones, el hígado, los pulmones, el corazón, el páncreas, los intestinos, las manos y la cara
  • Tejidos, como la parte transparente de los ojos (la córnea), la piel, los huesos y las venas

Cada donante puede salvar ocho vidas y mejorar la vida de otras 75 personas.

¿Cómo puedo dar mi autorización para ser un donante en caso de fallecimiento?

Para autorizar la donación de sus órganos en caso de fallecimiento, puede registrarse como donante de órganos:

  • En su departamento local de vehículos a motor, como cuando renueva su licencia de manejo 
  • Por internet, en el registro de donantes del estado en el cual reside 
  • A través del Registro Nacional Donar Vida (National Donate Life Registry)

Si se inscribe como donante de órganos y tejidos, dígaselo a sus familiares y amigos para que estén al tanto de su deseo de donar. Si sus familiares o amigos no saben si usted deseaba donar, el médico buscará en los registros estatales y nacionales de donantes para ver si usted figura en ellos.

Si no se registró como donante de órganos y tejidos, el médico hablará con su familiar más cercano o representante legal (por lo general, el cónyuge, pariente o amigo íntimo) acerca de la donación. Si usted no expresó su deseo, estas personas tendrán que autorizar la donación antes de que los médicos puedan usar sus órganos y tejidos

¿Puede un riñón sano proceder de alguien fallecido por una sobredosis de drogas?

Sí. En estudios recientes se encontró que la sobrevida a cinco años de quienes recibieron órganos de donantes fallecidos por sobredosis no es diferente a la de quienes recibieron órganos de otros donantes fallecidos. A la mayoría de los fallecidos por sobredosis se los considera donantes "de riesgo infeccioso aumentado" porque tienen más probabilidades de tener una infección por el virus de la hepatitis C o por el VIH. 

Antes de usar órganos o tejidos para el trasplante, los médicos los analizan con minuciosidad para constatar que no tengan ninguna infección. En la actualidad, más de uno de cada ocho trasplantes de donante fallecido se hacen con órganos de donantes que murieron por sobredosis

¿Cómo se ingresa en la lista de espera para recibir un riñón de donante fallecido?

doctor talking with patient and wife in ER

La incorporación a la lista de espera supone un proceso. Lo primero es preguntarle a su médico si el trasplante renal es una buena opción para usted. Si el médico le dice que sí, lo derivará a un centro de trasplantes de su zona.

Llame al centro de trasplantes para que le hagan una evaluación

A fin de saber si tiene suficiente salud como para someterse a la cirugía del trasplante, tendrán que hacerle una evaluación médica completa en el centro de trasplantes. En el marco de esa evaluación tendrá que acudir en numerosas ocasiones al centro de trasplantes para hacerse pruebas y exámenes. El proceso podría demorar días, semanas e incluso meses.

Los resultados de las pruebas ayudarán al equipo de trasplantes a decidir si usted está en condiciones y goza de suficiente salud para la cirugía del trasplante. 

Entre en la lista de espera de trasplantes de donante fallecidoGet onto the waiting list for a deceased donor transplant

Si el equipo de trasplantes decide que usted tiene suficiente salud para someterse a la cirugía, es posible que aprueben su inclusión en la lista de espera de un riñón de donante fallecido. 

La mayoría de los interesados aguardan de tres a cinco años hasta que reciben el trasplante renal de un donante fallecido. En su caso, el tiempo de espera podría ser mayor o menor que este. 

Ese tiempo de espera depende de aspectos como: 

  • El lugar en el que reside 
  • La disponibilidad o no de un riñón compatible en su zona 
  • El tiempo que lleva en diálisis 
  • Su edad 

Pregunte a su médico sobre otras cosas que podrían afectar su tiempo de espera.

Considere la posibilidad de recibir un riñón de un donante de criterios expandidos

Hay diferentes tipos de riñones de donante fallecido. Los donantes de criterios estándar son personas fallecidas con menos de 50 años, y sus riñones tienen gran demanda. 

Los donantes de criterios expandidos son personas que: 

  • Fallecieron con 60 años o más o 
  • Fallecieron entre los 50 y los 59 años y tenían dos de los siguientes problemas:
  • Tenían presión arterial alta
  • Tenían un funcionamiento renal menor del normal según el resultado de la prueba de eGFR
  • Fallecieron por un accidente cerebrovascular

Es posible que haya disponibilidad de riñones de donantes de criterios expandidos antes que de donantes de criterios estándar, y son órganos que pueden ayudar al receptor a vivir más tiempo y con mejor calidad de vida. Si el riñón de un donante de criterios expandidos no funciona suficientemente bien, cabe la posibilidad de recibir dos riñones de este tipo de donante (doble trasplante renal). Juntos, los dos riñones pueden tener tan buen funcionamiento como un riñón más saludable. 

Hable con su centro de trasplantes para saber si en su caso podría recibir un riñón de donante de criterios expandidos o un doble trasplante renal

Considere la posibilidad de buscar un donante vivo mientras espera

Mientras espera el trasplante de donante fallecido, considere la posibilidad de buscar un donante vivo. Un trasplante renal de donante vivo es una cirugía para darle al receptor un riñón sano procedente de alguien que aún vive.

senior black woman talking

Recibir un riñón de un donante vivo tiene muchas ventajas, como por ejemplo:

  • El trasplante se puede hacer antes: Con un donante vivo, el trasplante se puede hacer en cuanto el receptor y el donante están listos.
  • La probabilidad de rechazo del riñón es menor: Los riñones de donante vivo tienen más probabilidad de ser aceptados por el sistema inmunitario del receptor.
  • El riñón dura más: Los trasplantes renales de donante vivo duran de 15 a 20 años en promedio, mientras que los de donante fallecido duran de 10 a 15 años en promedio.

Pregunte a su médico qué diferencias hay entre un trasplante de donante vivo y otro de donante fallecido.

 

¿Cómo sabré si hay para mí un riñón de donante fallecido?

Si se dispone de un riñón de donante fallecido, usted recibirá una llamada telefónica del centro de trasplantes en la que le pedirán que acuda de inmediato al hospital. Es muy importante que esté siempre localizable por teléfono. Por ejemplo, antes de salir de su lugar de residencia, comunique al equipo de trasplantes sus planes de viaje.

¿Se lleva siempre a cabo la cirugía del trasplante?

No siempre. Cuando la persona llega al hospital, se le hacen análisis de sangre con los que comprobar que el riñón del donante fallecido es compatible con el receptor. A veces, la cirugía se cancela si los médicos: 

  • Ven que las pruebas indican que el riñón del donante no es compatible con el receptor
  • Observan algún problema en el riñón del donante 

Procure no desanimarse si lo llaman al centro de trasplantes y luego no pueden hacerle el trasplante. ¡Quizá lo vuelvan a llamar pronto!

 

¿Cómo puedo contribuir a que el riñón trasplantado dure más después de la cirugía?

La duración del riñón trasplantado dependerá de muchos aspectos, pero el más importante es qué tan bien lo cuide. 

Para contribuir a que el riñón trasplantado dure lo más posible: 

  • Tome sus medicamentos a diario, las veces que le haya indicado el médico y en las horas que le haya dicho. Omitir tomas de los medicamentos puede provocar la falla del riñón trasplantado.
  • Modifique su estilo de vida para que sea saludable; por ejemplo, coma alimentos sanos y haga ejercicio todos los días.
  • Pida apoyo en aspectos de salud física, emocional y mental cuando lo necesite.

Infórmese sobre la vida luego del trasplante