Artículo

El plan de alimentación nefrosaludable

black pair at cooking class blue aprons
Sepa cómo limitar ciertos alimentos en su dieta para hacer un plan de alimentación saludable para la enfermedad renal crónica (ERC).
Revisión médica de
AKF's Medical Advisory Committee
Última actualización
December 1, 2021

Cuando se tiene enfermedad renal es importante vigilar lo que se bebe y se come, ya que los riñones no pueden depurar los productos de desecho como es debido. Un plan de alimentación nefrosaludable puede ayudar a la persona a estar más saludable y a retrasar el daño renal. Esta página web está pensada para personas que tienen enfermedad renal crónica (ERC) en etapas 1 a 4 y no reciben diálisis.

Plan de alimentación de diálisis

Todos somos diferentes y tenemos necesidades nutricionales distintas. Use esta información a modo de orientación. Colabore con un dietista para crear un plan de alimentación nefrosaludable adecuado para usted.

¿Qué es un plan de alimentación nefrosaludable?

Un plan de alimentación nefrosaludable es una forma de alimentarse que ayuda a evitar que los riñones sufran más daños. Incorpora alimentos que no sobrecargan los riñones y restringe otros (incluidas bebidas) para que no se acumulen demasiado en el organismo ciertos minerales que hay en ellos, como el potasio. 

nurse with black senior at tablet

¿Pueden ayudarme a crear un plan de alimentación nefrosaludable adecuado para mí?

Pídale a su médico que lo derive a un dietista, que es un profesional con capacitación especial en dieta y nutrición que sabe cuáles alimentos son adecuados para las personas que tienen enfermedad renal. El dietista lo ayudará a concebir un plan de alimentación nefrosaludable que incluya comidas de su gusto. 

Puede hablar con el dietista sobre los alimentos que le gustan o sus exigencias especiales (por ejemplo, si usted es vegetariano o es alérgico a alimentos) y lo ayudará a crear un plan de alimentación nefrosaludable adecuado para usted. Recuerde que incluso las dietas que pueden ser beneficiosas para algunas personas (como la dieta cetogénica o "keto", la mediterránea o la vegana) no son siempre buenas para quienes tienen enfermedad renal. Hable siempre con un dietista antes de aumentar o reducir la cantidad diaria que ingiere de ciertos alimentos o nutrientes. El dietista es la persona ideal para ayudarlo crear un plan de comidas que proteja los riñones y preserve lo más posible su salud. 

Medicare y muchos planes de seguro privados cubren cierta cantidad de consultas del dietista al año. Llame a su aseguradora y pregunte si su plan cubre el tratamiento de nutrición médica (TNM) con un dietista. El TNM es una estrategia para tratar la enfermedad renal mediante un plan nutricional personalizado. En el marco del TNM, el dietista revisará sus hábitos alimentarios actuales, creará un plan de alimentación saludable que tenga en cuenta sus preferencias y lo ayudará a superar las dificultades.

¿Será diferente mi plan de alimentación si tengo diabetes?

Si tiene diabetes, debe controlarse el azúcar sanguíneo para evitar que sus riñones se dañen más. El médico y el dietista le podrán ayudar a crear un plan de alimentación que lo ayude a controlar su azúcar sanguíneo y al mismo tiempo restringir el sodio, el fósforo, el potasio y los líquidos.

También puede pedirle al médico que lo derive a un educador de diabetes con quien colaborar para controlar mejor la diabetes. 

USDA Food Safety Webinar

Webinar

Preparing for an emergency: What you need to know about kidney disease and food safety

Did you know people with kidney disease, or a kidney transplant have a higher risk for foodborne illness? Food safety is just as important for staying healthy as following a kidney-friendly eating plan.

¿Por qué es importante un plan de alimentación nefrosaludable?

Un plan de alimentación nefrosaludable ayuda a la persona a controlar su enfermedad renal y retrasar el daño renal. Lo hace evitando que ciertos minerales se acumulen en el organismo, lo cual es importante porque los riñones no funcionan lo suficientemente bien como para eliminar del cuerpo los productos de desecho.  

El plan de alimentación nefrosaludable ayuda también a prevenir otros problemas médicos graves y controla la presión arterial alta y la diabetes, lo que puede evitar que la enfermedad renal empeore. 

Además, garantiza que la persona esté ingiriendo cantidades equilibradas de nutrientes, lo cual ayuda a:

  • Tener energía para las tareas cotidianas
  • Prevenir infecciones
  • Crear músculo
  • Mantener un peso saludable.

¿Cómo puedo seguir un plan de alimentación nefrosaludable?

El plan de alimentación nefrosaludable podría cambiar con el tiempo, pero siempre asegurará una ingesta correcta de los siguientes nutrientes:

  • Proteínas: Es uno de los nutrientes que proporciona energía. El cuerpo necesita proteínas para crecer, crear músculo, sanar y mantenerse saludable. 
  • Grasas: Las grasas son otros de los nutrientes que proporcionan energía. El cuerpo necesita grasas para muchas tareas, como por ejemplo usar las vitaminas que hay en los alimentos y mantener el cuerpo en su temperatura ideal.
  • Hidratos de carbono (carbohidratos o "carbs"): Son la fuente principal de energía del cuerpo. Al organismo le resulta más fácil convertir en energía los hidratos de carbono que las proteínas o las grasas. 

Colabore con el dietista para  seguir los pasos del plan de alimentación nefrosaludable que se indican a continuación.

Ingiera la cantidad adecuada y los tipos adecuados de proteínas

Ingerir una cantidad insuficiente de proteínas puede provocar debilidad en la piel, el pelo y las uñas. Sin embargo, ingerir una cantidad excesiva de proteínas puede obligar a los riñones a sobreesforzarse y causar más daños. El motivo es que cuando el organismo usa las proteínas genera productos de desecho que los riñones deben depurar. Para mantenerse saludable y ayudar a sentirse lo mejor posible, es posible que tenga que ajustar la cantidad de proteínas que ingiere.

Esa cantidad depende de su constitución corporal, de su grado de actividad y de su salud. Es posible que el médico o el dietista le tengan que restringir las proteínas o cambiar el tipo de proteínas de la dieta. Por ejemplo, quizá tenga que comer más proteínas magras; es decir, alimentos con muchas proteínas y pocas grasas, como los huevos y las aves (pollo y pavo) sin piel.  

Pregunte a su médico o dietista qué tantas proteínas debe comer y cuáles son los tipos de proteínas que más le convienen.

Elija los tipos adecuados de grasa

Las grasas proporcionan energía y ayudan a usar algunas de las vitaminas que hay en los alimentos. Para estar saludable es necesario que su plan de alimentación contenga algunas grasas. Un exceso de grasas puede provocar aumentos de peso y enfermedades del corazón. Limite las grasas en su plan de alimentación y, siempre que pueda, use las grasas más saludables, como el aceite de oliva.

Elegir los tipos adecuados de grasas forma también parte de un plan de alimentación cardiosaludable llamado DASH

Coma hidrato de carbono de cereales integrales

Ingerir demasiados hidratos de carbono puede provocar aumentos de peso. En las personas con enfermedad renal, lo mejor es comer cereales integrales e hidratos de carbono saludables, como la fruta y la verdura. Entre los hidratos de carbono perjudiciales están el azúcar, la miel, los dulces duros, los refrescos y otras bebidas azucaradas.

Si tiene diabetes, es posible que tenga además que vigilar estrechamente la cantidad de hidratos de carbono que ingiere. Su dietista le podrá ayudar a informarse sobre los hidratos de carbono de su plan de alimentación y cómo afectan su azúcar sanguíneo.

La dieta cetogenica o dieta "keto" es un tipo de dieta que se basa en ingerir muy pocos hidratos de carbono y en ingerir muchas grasas y una cantidad moderada de proteínas para que el organismo genere la energía a partir de las grasas acumuladas en lugar de hacerlo a partir de los hidratos de carbono. Es posible que esta dieta no sea saludable en su caso porque limita las opciones y podría no recibir algunos nutrientes esenciales. Si tiene dudas sobre dietas concretas, pregunte al dietista.

Ingiera la cantidad correcta de calorías

Las calorías son como el combustible y proporcionan energía al organismo. Las calorías proceden de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono de la dieta. La cantidad de calorías que necesitamos depende de nuestra edad, sexo biológico, constitución corporal y grado de actividad.

Para mantener un peso saludable podría ser necesario ajustar la cantidad de calorías que se ingieren. Algunas personas tendrán que limitar las calorías ingeridas, mientras que otras quizá tengan que ingerir más calorías. El médico o el dietista lo podrán ayudar a determinar la cantidad de calorías que debe ingerir al día. 

Elija y prepare alimentos con menos sodio (sal)

El sodio (sal) es un mineral que hay en casi todos los alimentos. Tiene muchas tareas importantes en el funcionamiento del organismo. La cantidad de sodio que contienen de manera natural los alimentos basta para mantener concentraciones saludables en el organismo. Sin embargo, la ingestión de alimentos envasados y la adición de sal a las comidas puede dar lugar a una ingestión excesiva de sodio. 

El exceso de sodio puede provocar sed y hacer que el organismo retenga agua, lo cual puede causar hinchazón y aumentar la presión arterial. Esto puede causar más daño renal y obligar al corazón a esforzarse más.

Una de las mejores cosas que puede hacer usted es limitar la cantidad de sodio que ingiere. La norma general es no ingerir más de 2300 miligramos de sodio al día. He aquí algunos consejos para restringir el sodio:

  • Dé sabor a las comidas empleando hierbas y especias. No agregue sal a la comida cuando cocine o coma. 
  • Coma verduras frescas o congeladas en lugar de enlatadas. Si usa verduras enlatadas, escúrralas y enjuáguelas para quitarles la sal extra.
  • Cuando salga a restaurantes, pídale al mesero que le diga al chef que no agregue sal a su platillo.

Colabore con su dietista para encontrar alimentos bajos en sodio.

Vigile el tamaño de las porciones

Comer demasiado de cualquier cosa, aunque sean alimentos saludables, puede resultar un problema. El otro aspecto de un plan de alimentación saludable es el control de las porciones; es decir, vigilar la cantidad que comemos. 

Controlar bien las porciones es importante en un plan de alimentación nefrosaludable, porque quizá deba limitar las cantidades de algunas comidas y bebidas. 

Para ayudar a controlar el tamaño de las porciones:

  • En el caso de los alimentos envasados, lea la etiqueta de los datos nutricionales para saber cuál es el tamaño de la ración y qué tanto hay de cada nutriente en una ración. Muchos envases contienen más de una ración. Por ejemplo, una botella de refresco de 20 onzas son en realidad dos raciones y media. 
  • En el caso de alimentos frescos que no tienen etiqueta de datos nutricionales, como la fruta y la verdura, pídale al dietista una lista de datos nutricionales para poder medir las porciones adecuadas.
  • Coma despacio y deje de comer cuando esté saciado. El estómago demora unos 20 minutos en indicarle al cerebro que estamos saciados. Si come demasiado deprisa, es posible que coma más de lo necesario.
  • No coma mientras esté haciendo otras cosas, como ver televisión o manejar. Estando distraído podría no darse cuenta de la cantidad ingerida.

¿Cambiará mi plan de alimentación nefrosaludable en función de la etapa de mi ERC?

Sí. El rigor del plan de alimentación depende de la etapa de la enfermedad renal. Cuando se está en las primeras etapas de ERC (etapas 1 y 2), está menos limitado lo que se puede comer. A medida que empeora la enfermedad renal (etapas 3, 4 y 5), es posible que el médico le recomiende limitar lo siguiente:

  • El potasio: Es un mineral que está en casi todos los alimentos y que el organismo necesita para que funcionen los músculos.
  • El fósforo: Es un mineral que está en casi todos los alimentos y que funciona junto con el calcio y la vitamina D para mantener los huesos sanos.
  • Los líquidos: No solo el agua, sino cualquier cosa que se vuelva líquida a temperatura ambiente.

Elija alimentos que contengan la cantidad adecuada de potasio

Cuando los riñones no funcionan bien, la concentración de potasio podría ser demasiado alta o demasiado baja. Una cantidad excesiva o deficiente de potasio puede provocar calambres musculares, problemas en los latidos del corazón y debilidad muscular.

Si tiene enfermedad renal, su médico o dietista podrá indicarle que reduzca la cantidad de potasio que propone su plan de alimentación. 

En las listas que figuran a continuación se indican los alimentos que contienen poco o mucho potasio. 

Alimentos que contienen poco potasio

  • Manzanas, grosellas, uvas, piña y fresas
  • Coliflor, cebolla, pimientos, rábanos, calabacitas y lechuga
  • Pita, tortillas y panes blancos
  • Res y pollo
  • Arroz blanco

Alimentos que contienen mucho potasio

  • Aguacates, plátanos, melón, naranjas, ciruelas pasas y uvas pasas
  • Alcachofas, calabaza, plátano macho, espinacas, papas y tomates
  • Productos de salvado y granola
  • Frijoles (cocidos, negro, pinto, etc.)
  • Arroz integral o silvestre

Infórmese sobre el potasio

Limite el fósforo

Los riñones saludables mantienen la cantidad adecuada de fósforo en el organismo. Cuando los riñones no funcionan bien, el fósforo se puede acumular en la sangre. El exceso de fósforo en la sangre puede hacer que se debiliten los huesos y se quiebren con facilidad.

Pregunte a su médico o dietista si debe restringir el fósforo. También es posible que le receten un medicamento llamado "quelante de fosfatos", el cual evita que el organismo absorba el fósforo de los alimentos que ingiere.

Use las siguientes listas para saber cómo cambiar los alimentos ricos en fósforo por alternativas con poco fósforo.

Consuma estos alimentos que contienen poco fósforo

  • Pan italiano, francés o de masa madre
  • Cereal de maíz o arroz y crema de trigo
  • Palomitas de maíz sin sal
  • Algunos refrescos de color claro y limonada

Evite estos alimentos que contienen mucho fósforo

  • Pan integral
  • Cereal de salvado o avena
  • Frutos secos y semillas de girasol
  • Refrescos de color oscuro

Infórmese sobre el fósforo

Restrinja los líquidos

Las personas con enfermedad renal podrían tener que restringir el agua y los líquidos. El motivo es que los riñones dañados no eliminan el líquido extra tan bien como debieran. El exceso de líquido en el organismo puede causar presión arterial alta, hinchazón e insuficiencia cardíaca.

Para restringir los líquidos tendrá que reducir la cantidad de las bebidas y limitar ciertos alimentos que contienen mucha agua, como la sopa, el helado, la gelatina y numerosas frutas y verduras.

Si tiene que restringir los líquidos, vea estos consejos:

  • Mida el volumen de los líquidos 
  • Beba con tacitas para que le sea más fácil llevar la cuenta de la cantidad que ha bebido
  • Limite el sodio (sal) para no sentir tanta sed
  • Cuando tenga sed:
    • Masque chicle
    • Enjuáguese la boca con agua y escúpala
    • Chupe un pedacito de hielo, mentas o un dulce sin azúcar 

¿Ingeriré suficientes vitaminas con el plan de alimentación nefrosaludable?

Su médico o dietista lo ayudarán a encontrar las vitaminas adecuadas para usted. Para que le sea más fácil ingerir la cantidad adecuada de vitaminas y minerales, es posible que el dietista le recomiende tomar:

  • Un suplemento especial elaborado para personas que tienen enfermedad renal
  • Un tipo especial de vitamina D, ácido fólico o pastillas de hierro con los cuales prevenir algunos de los efectos secundarios frecuentes de la enfermedad renal, como las alteraciones óseas y la anemia

Los multivitamínicos normales podrían ser perjudiciales en las personas con enfermedad renal. Podrían tener demasiada cantidad de algunas vitaminas y deficiencia de otras. 

Informe a su médico o dietista sobre todas las vitaminas, suplementos o medicamentos sin receta que tome. Algunos podrían dañar más sus riñones o causarle otros problemas médicos.

¿Será diferente mi plan de alimentación si tengo diabetes?

Si tiene diabetes, debe controlarse el azúcar sanguíneo para evitar que sus riñones se dañen más. El médico y el dietista le podrán ayudar a crear un plan de alimentación que lo ayude a controlar su azúcar sanguíneo y al mismo tiempo restringir el sodio, el fósforo, el potasio y los líquidos.

También puede pedirle al médico que lo derive a un educador de diabetes con quien colaborar para controlar mejor la diabetes. 

Encuentre recetas nefrosaludable deliciosas para cada etapa de la enfermedad renal.